Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Las becas en España: mucha demagogia y poca ayuda real

© SHUTTERSTOCK
Ayudas a la universidad
Comparte

Las ayudas universitarias deben servir para paliar la injusticia en la diferencia de rentas

Me produce una pena, una pena profunda, todo el tema de las becas universitarias y las discusiones que en retorno a las mismas se ha generado. Veamos por partes. La LOMCE o Ley Wert ha sido presentada por un ministro con una escasa capacidad de comunicación, por decirlo suave, y con un aspecto frívolo que desdice de lo que tiene que ser el principal responsable de la educación en un país serio.

No es el caso de entrar ahora en el fondo de la Ley, sino de tocar el espinoso tema de las becas. Nunca entendí que se pudiera poner la nota del 6,5 de media a los alumnos que quisieran alcanzar becas para estudios universitarios para poder pagar la parte de matrícula que les corresponde. Ni el ministro Wert ni nadie ha podido justificar ese 6,5.

La CRUE (La Conferencia de Rectores Universitarios de España) acaba de insinuar –o al menos algunos rectores universitarios así lo han propuesto– que la beca debería otorgarse con el 5,5 de media, lo que implica que el alumno con esta media normalmente tiene alguna asignatura suspendida.  ¿Es este el modo como los rectores españoles quieren la excelencia de sus universidades de nuestro país? Personalmente me avergüenzo. Dar becas al 5,5 es dar becas a la mediocridad, no a la excelencia. Cuando era estudiante se me exigía un notable de media para sacar una beca, y en otros tiempos más remotos la gratuidad de la enseñanza se alcanzaba asignatura por asignatura, y se conseguía sacando Matrícula de Honor en asignaturas. Esta Matrícula un alumno la aplicaba a una asignatura del curso siguiente y el coste le salía gratuito, y así se esforzaba en mantener la misma nota (Matrícula de Honor)para seguir con la misma gratuidad, asignatura por asignatura.

La enseñanza superior en España  es altamente financiada con fondos públicos, fondos procedentes de los impuestos de todos los españoles. Un curso en la universidad viene a costar unos 12.000 euros por alumno y año. ¿Cuánto paga el alumno? Depende de si es una carrera técnica o no, pero llega muchas veces a 2.500-3.500 euros al año. Es decir que de por sí todo alumno universitario –cualquiera que sea su nota y cualesquiera que sean sus ingresos familiares—el Estado les paga unos 9.000 euros anuales para poder recibir estudios universitarios. Ahí se da una injusticia de fondo: hay familias que pueden sobradamente pagar la matrícula universitaria entera y para las que 9.000 euros alumno y año no representan un sacrificio, mientras que otras familias no se la pueden pagar. ¿Por qué a los alumnos que pueden pagar se les subvenciona de entrada el 70 por ciento del coste de la matrícula? Y eso sin beca, claro. Otros con beca llegan casi al 100 por 100 y son familias pudientes, con medios económicos suficientes.

El sistema de becas se estableció, desde el primer momento, para que ningún alumno/a español se quedara fuera de la universidad o de los estudios superiores si tenía capacidad para ello. Las becas venían a establecer una igualdad de oportunidades entre las familias y alumnos que tenían ingresos suficientes para estar en la universidad y quienes carecían de estos ingresos. De este modo, nadie que tuviera capacidad podía dejar de estudiar estudios superiores, podía quedarse fuera de la enseñanza universitaria. Pero hoy con un 5,5 (criterio de algunos rectores) tienes derecho a que el Estado –los ciudadanos españoles con sus  impuestos—te paguen 12.000 euros anuales para calentar un asiento en un aula universitaria. Aquí ni hay excelencia, ni premio al esfuerzo, ni habrá muchos profesores que quieran mejorar su nivel de docencia con el esfuerzo personal. Aquí se premia la mediocridad. O lo peor: si bajan las becas bajarán los alumnos y con ellos los profesores: sobrarán más profesores y el orgánico de la universidad habrá que reducirlo. ¡A qué hemos reducido la enseñanza superior! Al final a un cúmulo de intereses corporativos y privados.

Alumnos y profesores están completamente de acuerdo con el 5,5 por ciento: no se reduce el número de profesores, a pesar de que España es el país que tiene el menos alumnos por profesor dentro de la OCDE, debido a que durante años, los años de las bonanzas locas, los alumnos aumentaron cerca de un 4,5 por ciento, los profesores lo hicieron en un 12 por ciento y el personal PAS –el personal de servicios no docentes o no profesores—lo hizo en más de un 20 por ciento. Así es como hemos llegado a una universidad que no es sostenible económicamente y ahora hay que llegar a la tijera. Hay universidades españolas que tienen la excelencia en algunas facultades –muy pocas facultades—pero las hay que con aquello de tener una universidad en cada comarca hemos hecho de los estudios superiores una especie de bachillerato un poco más ilustrado.

La reforma de la universidad no puede esperar, por el prestigio que necesita el país y por el inútil gasto que representa. Además, las becas no son, en algunos casos, la solución a la injusticia, sino la injusta solución, de que tienen beca los alumnos pertenecientes a las familias que más medios tienen y  algunos con notas realmente mediocres. Por lo tanto, hay que revisar a fondo el sistema de concesión de becas y el pago de las tasas universitarias. ¿Lo hará este Gobierno?

Valga como nota aparte. En Andalucía y otras comunidades socialistas han negado el concierto escolar a colegios privador, aun reuniendo todos los requisitos y dan becas universitarias. Los tribunales de justicia de Andalucía han comenzado a suspender las decisiones administrativas de la Junta de Andalucía de no conceder los conciertos (la mayoría corresponden a colegios de religiosos/as).
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.