Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 08 diciembre |
La Inmaculada Concepción
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

La promoción mundial de la agenda gay y lo que se puede hacer al respecto

Dale O'Leary - publicado el 21/06/13

La cultura de la vida debe responder en todos los frentes: la ley, la cobertura de las noticias, y las organizaciones profesionales

Los activistas continúan promoviendo la ideología de género en todos los nivel en Estados Unidos, en las Naciones Unidas, y alrededor del mundo – y han expandido sus peticiones para incluir los derechos al transgénero. Al mismo tiempo, se están organizando grupos para alertar a la gente sobre el peligro de esas teorías.

El ejemplo más claro de lo que aquellos que promueven ideologías de género tienen en mente se puede encontrar en los Principios de Yogyakarta sobre la Aplicación del Derecho Internacional de los Derechos Humanos en Relación con la Orientación Sexual y la Identidad de Género.

Los principios están destinados a aplicar las normas internacionales de derechos humanos para hacer frente a la supuesta violación de los derechos humanos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT). Los 29 principios – junto a recomendaciones a los gobiernos, instituciones intergubernamentales regionales, la sociedad civil, y la propia ONU – se desarrollaron en este encuentro de la Comisión Internacional de Juristas, el Servicio Internacional de los Derechos Humanos y los derechos humanos de expertos de todo el mundo en noviembre de 2006 en Yogyakarta, Indonesia.

Estos principios no han sido adoptadas por los Estados en un tratado, por lo que no son por sí mismos una parte jurídicamente vinculante del derecho internacional de derechos humanos. Sin embargo, los firmantes pretenden que los Principios de Yogyakarta se adopten como norma universal, afirmando que se trata de una norma jurídica internacional de carácter vinculante con el que todos los Estados deben cumplir. Algunos gobiernos han expresado su reservas. Los principios que definen la "orientación sexual" se refieren a la capacidad de cada persona de sentir una profunda atracción emocional, afectiva y sexual, y a mantener relaciones íntimas y sexuales con los individuos de un género diferente o del mismo género o de más de un género.

“Identidad de género” se refiere al sentimiento interno profundo de cada persona y la experiencia individual de género, la cual puede o no puede corresponder con el sexo que uno tiene desde el nacimiento, incluyendo el sentido personal del cuerpo (el cual puede implicar, si se escoge libremente, la modificación de la apariencia del cuerpo o de sus funciones por medios médicos, quirúrgicos, ente otros) y otras expresiones de género, incluyendo la vestimenta, la manera de hablar y los gestos.

Además de invitar al cambio en materia de ley del matrimonio, invitan a aceptar en el ejército y la policía a personas transexuales y la formación de la conciencia a todos los niveles – formación diseñada a forzar a todos pretendiendo que un hombre es una mujer, o una mujer un hombre, o a respetar una persona que no quiere ser identificada como ninguno de los dos.

Los Principios de Yogykarta invitan a los gobiernos a “asegurar que cualquier tratamiento médico o psicológico o asesoramiento no trate la orientación sexual y la identidad de género explícita o implícitamente como condición médicas para ser tratada, curada o suprimida” – esto a pesar de la evidencia masiva de que el desorden de la identidad de género y atracción por el mismo sexo están asociadas con otros muchos desórdenes psicológicos, con problemas de abuso de sustancias, suicidios, alienación y depresión, y que éstos pueden ser tratados. Este llamado derecho negaría a la gente con orientaciones naturalmente desorientadas el derecho de buscar ayuda, mientras que se criminaliza la terapia que desean. ¿Por qué?

Porque si una persona cambia, pone en evidencia la mentira de que el cambio no es posible.

Uno de los párrafos de estos principios establece que los gobiernos deben "asegurar que el ejercicio de la libertad de opinión y de expresión no viole los derechos y libertades de las personas de diversas orientaciones sexuales e identidades de género." ¿Cómo, uno podría preguntar,  la libertad de opinión y expresión de una persona violan los derechos y libertades de otras personas?

Parece que las “personas con orientaciones sexuales diversas e identidades de género” reclaman el derecho a no que no se hieran sus sentimientos y el derecho a no decir que la atracción hacia el mismo sexo (SSA) y el desorden de la identidad de género (GID) son objetivamente desórdenes, y por lo tanto, cualquier comentario negativo sobre la SSA o el GID serían violaciones a sus derechos y libertades.

Aunque los Principios de Yogykarta no se han añadido a un tratado formal, hay naciones que ya han aceptado algunas de sus partes. Bajo la presidencia de Barack Obama, el gobierno de Estados Unidos ha puesto toda la fuerza de su poder al servicio de los derechos reproductivos y de la incorporación de la perspectiva de género, amenazando con cortar la ayuda a países extranjeros que no cambien su definición de matrimonio o no legalicen el aborto. Para continuar con este plan, el Presidente Barack Obama firmó un memorándum presidencial el 20 de enero de 2013, llamado “Coordinación de Políticas y Programas para Promover la Igualdad de Género y Apoderamiento de las Mujeres y Niñas a nivel mundial”.

En el país, el Departamento de Salud y Servicios Humanos del gobierno de Obama (HHS) ha creado reglamentos para la nueva ley de los servicios sanitarios, que requiere que cada póliza de seguro de salud cubra los anticonceptivos (incluyendo la píldora del día después) sin co-pago por parte de la paciente. Los católicos, clérigos y laicos, explicaron que esto violaría sus conciencias y que no podrían cumplir con el pago  de la anticoncepción.

El gobierno respondió diciendo que las instituciones católicas – como hospitales y escuelas – no tendrían que pagar por los anticonceptivos directamente, sino que la compañía de seguros podría cubrirlo de forma gratuita. Los católicos señalaron que esto no era aceptable ya que las compañías de seguros simplemente ocultan el coste. Además, muchas instituciones católicas son auto-aseguradas – ellas son su propia compañía de seguros. Los miembros de otras religiones reconocen la amenaza que esto supone a la libertad religiosa, y han permanecido junto a los católicos en este tema.

La intransigencia del gobierno de Obama en este asunto parece incomprensible, ya que los anticonceptivos son relativamente baratos y gratuitos en ciertas clínicas – esto es, a menos que entiendas la influencia de las feministas radicales dentro del actual gobierno. Para ellas, la anticoncepción gratuita es la condición sine qua non de su plan ideológico. Ellas se niegan a ceder y el asunto está ahora en los tribunales.

Los que están empujando la redefinición del matrimonio se han vuelto más agresivos. En 1987, Marshall Kirk y Hunter Madsen – dos hombres homosexuales – escribieron Después del Balón: Cómo Estados Unidos vencerá su miedo y odio a los homosexuales en el siglo XX (After the Ball: How America will conquer its fear and Hatred of Gays in the 1900’s) La estrategia planteada retrata a personas con SSA como víctimas de la homofobia, de los fanáticos, extremistas aborrecibles comparables a los racistas.

A pesar de que tardó más de lo que Kirk y Madsen proyectaban, su estrategia se está aplicando como una venganza. Los que están en los medios de comunicación han apoyado esta estrategia. Según un periodista del Washington Post, "los derechos de los homosexuales constituyen la cuestión de los derechos civiles de nuestro tiempo." Los que sostienen este punto de vista creen que aquellos que se oponen a la redefinición del matrimonio no tienen derecho a exponer sus argumentos en la plaza pública, como si fueran racistas violentos.

Por otro lado, Internet ha permitido a los defensores de la verdad sobre la persona humana organizar y mantenerse en contacto en todo el mundo. Estas son algunas de las muchas organizaciones que trabajan sobre estos temas:

El Catholic Family and Human Rights Institute (C-FAM), de Austin Ruse, ha hecho un trabajo magistral en la organización de grupos de presión en la ONU. Toda la burocracia de la ONU, el peso combinado de la UE y EE.UU. se opondrán a las fuerzas pro-familia, pro-vida, pero la C-FAM y sus aliados han evitado milagrosamente que las propuestas más peligrosas fuesen aprobadas. Los países pobres de América Latina y África están amenazados por los países que proporcionan ayuda externa, de cortar los fondos de ayuda si no se eliminan las leyes pro-vida, pro-familia, las leyes que protegen el matrimonio, o si apoyan estos valores en la ONU. Sólo las naciones musulmanas se han negado a ceder a la presión.

LifeSiteNews.com es un boletín por Internet que se publica diariamente en Canadá, y es la mejor fuente en relación a lo que está pasando en todo el mundo respecto a estos temas. Ellos son exactos sin ser necesariamente provocadores. Esta información debería estar disponible en todos los idiomas y abarcar todas las naciones.

En los EEUU, la Constitución y la Carta de Derechos otorga a los ciudadanos estadounidenses la posibilidad de luchar contra un gobierno que quiere imponer el plan de género a todos los niveles de la sociedad a través de un decreto gubernamental. La ADF, Alianza Defensora de la Libertad (“Alliance Defending Freedom”), previamente la Alianza del Fondo de Defensa (“Alliance Defense Fund”), la ACLJ, el Centro Estadounidense para la Ley y la Justicia (“American Center for Law and Justice ”), y la Sociedad de Thomas More (“Thomas More Society”) son tres de una serie de fondos de defensa legales que asumen los casos de las personas que fueron demandadas o penalizadas por oponerse a determinados aspectos del plan de género. Dicho litigio puede ser extremadamente caro, y estos grupos cubren muchos de los gastos. Al construir sus casos sobre principios constitucionales fundamentales, estos grupos han logrado una serie de éxitos.

Dado que muchas asociaciones profesionales han sido asumidas por los promotores del aborto y de los derechos de los gays, nuevas organizaciones has sido formadas para contestar las declaraciones y las políticas falsas y engañosas de las asociaciones nombradas. Por ejemplo, la AAP, Academia Estadounidense de Pediatría (“American Academy of Pediatrics”), apoya la redefinición del matrimonio y al mismo tiempo admite que existen pruebas de daños a los niños:

“Aunque los indicios empíricos [del daño a los niños] fuesen fuertes, el argumento es moralmente insuficiente para denegar el reconocimiento estatal a otro tipo de relaciones.”

El recién formado Colegio Estadounidense de Pediatras (“American College of Pediatricians”) los criticó, diciendo:

Es vergonzoso que este grupo pediátrico prominente haya deliberadamente cambiado las necesidades y el bienestar de los niños por los deseos de los adultos… Al proponer la legalidad y la legitimidad del matrimonio del mismo sexo, la AAP está ignorando pruebas sólidas de riesgos para la salud de los niños.

Los miembros de las asociaciones profesionales necesitan luchar contra la absorción de estas organizaciones por activistas que emiten declaraciones falsas y engañosas, y necesitan considerar formar nuevas organizaciones dedicadas al profesionalismo verdadero. De la misma manera que los defensores de las teorías de género funcionan a todos los niveles para lograr sus objetivos, así también los defensores de la realidad deben utilizar todas las herramientas a su alcance.

Tags:
ideologia de genero
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.