Aleteia

¿Cuál debe ser la edad mínima de sexo consentido?

© Pressmaster / SHUTTERSTOCK
Comparte

Mejor los 16 años que los 13 marcados actualmente en la ley española

La ministra española de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, propuso este miércoles 29 de mayo a los grupos parlamentarios elevar de 13 a 16 la edad mínima de consentimiento para mantener relaciones sexuales con adultos. La ONU y el Consejo de Europa recomiendan que no esté por debajo de los 15. ¿Cuál es la edad mínima de consentimiento sexual más adecuada?

Desde el año 1995, la legislación española prevé que un niño o una niña de trece años decida con quién mantener relaciones sexuales sin que sus padres puedan intervenir, pues se exponen a ser denunciados por un delito contemplado en el Código Penal. Es una anomalía incluso en el contexto europeo, “una burrada”, en palabras del director del Instituto de Estudios del Capital Social (INCAS) de la Universidad Abat Oliba de Barcelona, Josep Miró i Ardèvol.

Por eso, según Miró, miembro del Consejo Pontificio para los Laicos, la medida propuesta por Mato es positiva, aunque será difícil de aplicar y deberá acompañarse de un esfuerzo común de educar la sexualidad en su integridad.

“En la inmensa mayoría de casos, las instituciones públicas deseducan en sexualidad presentándola como un deporte de contacto con la única condición de llevar un preservativo en el bolsillo –declara-. Por eso, cada vez se mantienen relaciones sexuales en edades más inmaduras; esto debe cambiar, hay que hacer un esfuerzo para educar en una relación sexual integrada en el crecimiento armónico de la persona”.

¿Más de 16 años?

Respecto a la posibilidad de subir aún más la edad mínima de consentimiento sexual, Miró considera que en las circunstancias actuales resulta difícil porque las primeras relaciones sexuales se sitúan entre los 15 y los 16 años.

Para Miró, existe un problema de fondo: que nuestra sociedad ha perdido la idea de las llamadas “edades de paso”. “La sociedad siempre ha educado a sus niños, adolescentes y jóvenes en edades de paso, momentos de la vida en que la sociedad ponía de relieve que esa persona cambiaba de fase”, explica.

Cuando el servicio militar era obligatorio en España, para los hombres la edad de paso era la de la mili: entre los 18 y los 21 años, y se entendía que entonces se llegaba a la mayoría de edad.

“Parecería lógico que todo se concentrara en eso, pero como esta es una sociedad tremendamente católica, ha establecido muchas edades en función de lo que pensaba el legislador en cada momento”, opina.

Por eso, en España la ley establece actualmente una edad mínima para trabajar, otra para beber alcohol, otra para casarse, otra para votar,… “y al final –concluye Miró- esto es un caos”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.