Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 14 abril |
San Sabás Reyes
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Es correcto que las mujeres distribuyan la comunión?

Corinne SIMON/CIRIC

Julio de la Vega-Hazas - publicado el 24/05/13

Respuesta a una pregunta realizada desde Facebook: no hay distinción entre varón y mujer, se designa a quien está mejor preparado

La cuestión sobre quién es el ministro de la Eucaristía debe desglosarse en dos, pues la respuesta varía según se trate del ministro de la confección de la Eucaristía, y el ministro de la distribución de la Eucaristía. Antes de responder, quiero aclarar que utilizaré el Código de Derecho Canónico, pues, coincidiendo en la doctrina con el Catecismo de la Iglesia Católica, es mucho más escueto y claro en su formulación.

Sobre la confección, la doctrina es muy clara y no admite matices: “Solo el sacerdote válidamente ordenado es capaz de confeccionar el sacramento de la Eucaristía, actuando en la persona de Cristo” (canon 900 § 1). Aquí “el sacerdote” incluye obispos –tienen la plenitud del sacerdocio- y presbíteros. En términos más comunes, sólo ellos pueden celebrar válidamente la Misa, que es donde se confecciona el sacramento.

Acerca de la distribución, el criterio es más complejo: hay que distinguir entre el ministro ordinario y el extraordinario. Este último, como el mismo adjetivo sugiere, está previsto para los casos de carencia o insuficiencia de ministros ordinarios.

“Son ministros ordinarios de la sagrada comunión el obispo, el presbítero y el diácono” (canon 910 §1). La novedad con respecto a la confección es la aparición del diácono, que no puede celebrar Misa, pero sí dar de comulgar a los fieles, y no como ministro extraordinario, sino ordinario.

“Es ministro extraordinario de la sagrada comunión el acólito, o también otro fiel designado según el canon 230 §3”, dice el canon 910, § 2. Parece que la lectura del tercer párrafo del canon 230 nos va a aclarar mucho, pero la verdad es que no es así: “Donde lo aconseje la necesidad de la Iglesia y no haya ministros, pueden también los laicos, aunque no sean lectores ni acólitos, suplirles en algunas de sus funciones, es decir, ejercitar el ministerio de la palabra, presidir las oraciones litúrgicas, administrar el bautismo y dar la sagrada Comunión, según las prescripciones del derecho”.

De la letra parece que tiene aquí una cierta prioridad el acólito. Pero conviene entender que éste no es simplemente el que ayuda en Misa, sino el que tiene un nombramiento formal como tal. De hecho, quienes suelen tenerlo son seminaristas, y es bastante lógica esa prioridad, tanto por su preparación litúrgica y doctrinal como por el sacerdocio que están preparándose para recibir.

Por otra parte, la expresión “y no haya ministros” no ha de entenderse sólo como ausencia física, sino también por motivos como la incapacidad del ministro (por ejemplo, un sacerdote lesionado que no puede bajar unos escalones), o la incapacidad para poder atender a todos los fieles sin alterar sustancialmente la ceremonia o su duración (o sea, dicho vulgarmente, “no llegan a todo”). El canon siguiente, el 231, pide que esos laicos tengan la conveniente formación para desempeñar dignamente ese ministerio, cosa del todo lógica.

En el año 1973 se promulgó la Instrucción Inmensæ caritatis, que regula algo más el empleo de los ministros extraordinarios de la comunión, dejando a la vez margen a los obispos locales para dictar normas en su territorio.

Pero, a los efectos de lo preguntado, queda claro que no hay distinción entre varón y mujer. A la hora de elegir, el criterio es que se designe a quien esté mejor preparado, sea hombre o mujer. Por tanto, se podrán ver mujeres distribuyendo la comunión. Si se tratara de un abuso de lo establecido –a veces los hay-, en ningún caso el motivo será el ser mujer, sino el incumplimiento de lo que está establecido.  

Tags:
comuniondummies liturgiaiglesia catolica
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.