Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Ser homosexual es pecado?

© Pixabay

Silvia Costantini - publicado el 20/05/13

La Iglesia ama a las personas pero no puede dejar de decir la verdad sobre los actos

En la actualidad, la opinión pública ve la Iglesia como el gran perseguidor de los homosexuales, opinión desmentida por el mismo Catecismo de la Iglesia Católica (cf. 2358), que usa, sin embargo, palabras de gran cercanía y amor. De hecho indica que estas personas deben “ser acogidas con respeto, compasión y delicadeza”.

Aleteia ha hablado con el doctor Roberto Marchesini, psicólogo y psicoterapeuta, sobre cómo traducir a comportamientos reales estos tres términos por parte de la comunidad.

¿Qué significa “respeto”?

Tener respeto significa reconocer la dignidad de cualquiera. Con respecto a las personas con tendencias homosexuales, el Magisterio invita a evitar «todo signo de discriminación injusta” (Catecismo 2358) y condena las “expresiones malévolas y de acciones violentas” hacia ellos (Carta sobre la atención pastoral de las personas homosexuales, 10).

Es necesario recordar, por ejemplo, que las personas con tendencias sexuales no necesariamente han elegido esta orientación o son responsables de ella.

Pero para el Magisterio, respetar a las personas con tendencias homosexuales significa también “hacer la verdad en la caridad” (cf. Ef 4, 15), es decir, no callar por miedo o respeto humano, la doctrina católica, que considera los actos homosexuales como un pecado, y la tendencia homosexual como objetivamente desordenada (cfr. Carta sobre la atención pastoral de las personas homosexuales, § 18).




Te puede interesar:
La homosexualidad como oportunidad para amar (Vídeo)

Respetar estas personas significa también, siempre según el Magisterio, evitar “la presunción infundada y humillante que el comportamiento homosexual de las personas homosexuales sea siempre y totalmente sujeto a coacción y por tanto sin culpa” (ibidem, § 11); y evitar la definición de estas personas “homosexuales”, ya que: “la persona humana, creada a imagen y semejanza de Dios, no puede ser definida de manera adecuada con una referencia reductiva sólo a su orientación sexual.

Cualquier persona que viva sobre la faz de la tierra tiene problemas y dificultades personales, pero también tiene oportunidades de crecimiento, recursos, talentos y dones propios.




Te puede interesar:
¿Puede ser santo un homosexual?

La Iglesia ofrece atención a la persona humana (lo cual en el contexto actual es de una extrema exigencia) precisamente cuando rechaza el que se considere la persona puramente como un “heterosexual” o un “homosexual” y subraya que todos tienen la misma identidad fundamental: el ser criatura y, por gracia, hijo de Dios, heredero de la vida eterna” (ibidem, § 16).

¿Qué se entiende por “compasión” y qué dinámicas se producen ya sea en quien es compasivo ya sea en quien es objeto de esta compasión?

Tener compasión, sobre todo en el lenguaje de la Iglesia, significa sufrir juntos, compartir el sufrimiento. Quien es compasivo gana una experiencia de lo que es el dolor, el sufrimiento; una mayor sabiduría y profundidad sobre la condición humana.

En mi trabajo, por ejemplo, la capacidad de revivir dentro de uno mismo el sufrimiento de los demás es fundamental para poderlo ayudar.

Llego a entender realmente el comportamiento de un paciente, y por tanto a encontrar salidas a su sufrimiento, solamente si me doy cuenta de cómo su problema tiene un sentido, si veo una lógica, si llego a pensar que también yo, en sus mismas condiciones, podría reaccionar así.

En quien es el objeto de la compasión el efecto de esta cercanía a veces es extraordinario. Darse cuenta de que quien está delante de ti percibe tu sufrimiento puede, de alguna manera, suavizarlo, hacerlo más tolerable.

Recordemos que el hombre es una animal social, como escribió Aristóteles, está hecho para compartir, para vivir la experiencia humana con los demás, sufrimientos inclusive.


PAIN

Te puede interesar:
¿Está mal ayudar a quien no se siente bien siendo gay y pide ayuda?

Ser “delicados”, comportarse con “delicadeza”, ¿qué esferas relacionales implica?

Ser delicados, sobre todo cuando se habla de tendencias homosexuales, significa sobre todo actuar con prudencia.

El Magisterio nos enseña, por ejemplo, a no generalizar, a distinguir entre comportamientos homosexuales, tendencias homosexuales y personas que prueban tales tendencias (distinción que los medios de comunicación ignoran conscientemente).

Invita además a juzgar con prudencia la culpabilidad moral en el caso de comportamientos homosexuales porque “en un caso determinado pueden haber existido en el pasado o pueden todavía subsistir circunstancias tales que reducen y hasta quitan la culpabilidad del individuo” (Carta sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, 11), es decir cuando subsiste una compulsión sexual.


PAPIEŻ FRANCISZEK

Te puede interesar:
Lo que realmente dijo Papa Francisco sobre las personas homosexuales

El problema que no hay que ignorar es el modo en que una persona con tendencias homosexuales vive su situación descrita con desaprobación en la Biblia (cf. Corintios 6 9-10). ¿Qué opina?

San Pablo en esa cita, se refiere a los “sodomitas”, es decir a las personas que practican la sodomía. Se trata de un comportamiento pecaminoso, pero la homosexualidad no se define por el comportamiento homosexual.

Hay personas con tendencias homosexuales que respetan la perfecta castidad, otras que tienen comportamiento heterosexual.

Por otro lado, hay personas que tienen un comportamiento homosexual (pornografía, prostitución…) aunque no se sientan atraídos por las personas del mismo sexo. Quien realice actos homosexuales, sea cual sea su orientación sexual, comete pecado.

Por esto la condena de San Pablo hacia los sodomitas no recae automáticamente sobre las personas con tendencias homosexuales que, incluso “pueden y deben, gradualmente y resolutivamente, acercarse a la perfección cristiana” (Catecismo 2359).




Te puede interesar:
¿Habría apoyado Jesús el “matrimonio homosexual”?

Tags:
homosexualidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.