Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 20 octubre |
San Cornelio, el centurión
Aleteia logo
home iconA Fondo
line break icon

El encuentro entre dos papas, un gesto histórico en la continuidad

©OSSERVATORE ROMANO/CPP

Aleteia Team - publicado el 25/03/13

Papa Francisco y Benedicto XVI se encontraron en Castel Gandolfo como “hermanos”

El sábado 23 marzo es otra de las jornadas de este año 2013 que pasarán a la historia. En un acontecimiento sin precedentes, el papa reinante se reunió con el emérito, dos figuras vestidas de blanco unidas en el bien de la Iglesia.

Papa Francisco voló en helicóptero a Castel Gandolfo, donde su predecesor Benedicto XVI está residiendo desde su dimisión a las 20,00 h del 28 de febrero pasado. Ambos vestían la túnica blanca, sobre  la que el papa emérito no tenía nada, mientras que el reinante tenía la muceta – la pequeña capa abierta en el pecho, del mismo color y tejido que la túnica, y la banda en torno a la cintura (Corriere della Sera, 24 marzo).

En esta situación sin precedentes – nunca había sucedido que un pontífice “renunciara por vejez quedándose a vivir junto a su sucesor y vistiéndose aún como papa” y que el obispo de Roma “tuviese con él al emérito a quien hacer referencia y poder pedir consejo” -, la palabra clave entre Benedicto XVI y el papa Francisco parece ser “continuidad”, contra los muchos que en estos días han visto una fractura entre los dos pontificados, como si los muchos argumentos afrontados por el nuevo pontífice, como la defensa de la creación y la oposición a la mundanidad espiritual en la Iglesia no hubieran sido tratados también por el papa Ratzinger  (La Stampa, 24 marzo).

El histórico encuentro en Castel Gandolfo, bajo el signo de la afabilidad y de la sencillez (Rosso Porpora, 24 marzo), “promesa de serenidad y de paz para todo el pueblo cristiano, para la humanidad entera”, como lo ha definido el portavoz vaticano padre Lombardi (Corriere della Sera, 24 marzo), ha visto proceder a Bergoglio y Ratzinger con una armonía espontánea: “el abrazo en el helipuerto, sin signo alguno de sumisión o incluso de deferencia de uno hacia el otro; el viaje en Mercedes, con Francisco sentado a la derecha, el sitio del papa, y Benedicto a la izquierda”, el haber subido en el ascensor de Castel Gandolfo juntos, mientras que la tradición es que el papa suba solo.

Sólo en un momento han tenido un momento de incertidumbre: al entrar en la capilla, Bergoglio se adelantó a Ratzinger, que avanzaba lento con su bastón. “Francisco se encontró ante el reclinatorio blanco reservado al pontífice. Por instinto se acercó. Después, interpretando equívocamente un signo de su predecesor, le cedió el sitio y se retiró al fondo de la capilla. Pero Benedicto le hizo el signo de que al fondo iba él. A lo cual Francisco le estrechó la mano y le propuso rezar juntos: dos pontífices arrodillados en el mismo banco”, pues, como dijo el papa a su predecesor, “somos hermanos” (Corriere della Sera, 24 marzo). “Nada más bonito que esa carrera por ser los segundos” (Il Sussidiario, 25 marzo). Y he aquí la imagen de dos hombres de blanco arrodillados ante una Virgen negra de Czę, algo que el mundo nunca habría creído posible (La Repubblica, 24 marzo).

Por tanto, ninguna contraposición. Los dos papas representan el mismo servicio al Evangelio, prestado con lenguajes y expresiones distintas. Si los cuatro evangelistas eran tan distintos – Lucas con la opción preferencial por los pobres, Mateo que capta sobre todo el horizonte de la enseñanza y del cumplimiento de la Ley-Torah, Marcos que subraya todo el espesor humano del Hijo del Hombre, y Juan que prefiere leer toda la vida de Jesús como historia y gloria del Amore –, “¿no podrían serlo también los obispos y por tanto también el de Roma, sucesor no de un evangelista sino del apóstol Pedro?” (La Stampa, 24 marzo).

“Se confía a Francisco, Benedicto, como habiéndole puesto a la Iglesia entre los brazos; se confía a Benedicto Francisco, en la certeza de ese 'servicio de la oración' al que el papa emérito se ha dedicado. Y nosotros que somos el pueblo de Dios nos sentimos estrechados dentro de ese abrazo”, “tranquilos, sostenidos, confiados” (Avvenire, 24 marzo).

Tags:
benedicto xvipapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
6
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.