Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 02 marzo |
San Félix III, papa
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Cómo se puede ser feliz?

© SHUTTERSTOCK

Daniel McInerny - publicado el 20/03/13

Preguntad a cualquiera que desea más en la vida, y la respuesta será inevitablemente “la felicidad”. Pero ¿en qué consiste?

1. El hombre busca la felicidad, cree obtenerla en las cosas materiales pero siempre hay una decepción.

“¿Qué buscáis?”. Cristo lo pregunta a Andrés y al otro apóstol que lo sigue después de que Juan el Bautista le indicara como el Cordero de Dios (cfr. Jn 1,35-42). Siguiendo a Cristo, Andrés y su amigo buscaban lo mismo que buscamos todos: la realización total y la alegría eterna. Quién no la desea, al inicio de un agotador trajín cotidiano o al final de una larga jornada, preguntándose: “¿Eso es todo? ¿A esto se reduce mi vida?”.

El corazón humano persevera en pedir siempre “más”. Per ¿más qué? ¿Qué buscamos exactamente cuando buscamos la felicidad? ¿De verdad es posible alcanzarla? Como espíritus encarnados sujetos al pecado de Adán, los seres humanos tendemos a buscar la felicidad entre las cosas materiales, riqueza, placer físico, honor o reconocimiento, fama o prestigio, y la salud necesaria para prolongar el disfrute de estas cosas. En nuestros mejores momentos entendemos que cosas como la amistad, la justicia y el conocimientos son todavía mas preciosas, pero lo que no entendemos fácilmente es que ninguna de estas cosas puede donar la alegría eterna a la que anhelamos.

Aspiramos al “amor y la verdad”, como recordó el Papa emérito Benedicto XVI, y sin embargo, nada en la tierra puede responder plenamente a nuestra necesidad de estas cosas, ni siquiera nuestros amigos más queridos. Una felicidad meramente humana, incluso garantizando sus muchos consuelos, nos dejará siempre insatisfechos. Lo que la Iglesia nos invita a reflexionar es que no encontraremos la felicidad que estamos buscando hasta que no le preguntemos al Señor “¿Dónde vives?” y lo sigamos hacia un Amor y una Verdad infinitos como anhela el corazón humano.

2. La búsqueda de la felicidad, aun sin advertirlo, es la idea que subyace en nuestros pensamientos y acciones

No hay pregunta más importante que un ser humano pueda hacerse que: “¿Qué es la felicidad? ¿En que me puedo realizar?”. Día a día no siempre estamos concentrados directamente en esta pregunta, pero siempre está allí, subyace en nuestra mente. “¿Esta actividad o este deber me ayudarán a realizar mi deseo para X?” y esta X ¿me satisfará del modo que deseo?” Parece que no podamos huir del deseo de una satisfacción siempre mayor y perfecta.

Desde tiempos antiguos los filósofos y teólogos han buscado una respuesta a la pregunta sobre la felicidad. Al final surgen una serie de “candidatos” posibles, una lista que hoy es importante para nosotros. La riqueza es uno de los elementos destacados de la lista, junto al placer físico, al honor (en el sentido de reconocimiento público de nuestra excelencia), a la fama (la reputación que tiene nuestro nombre), y a los candidatos menos valorados como la virtud y la contemplación.

Consideremos los primeros elementos de la lista: riqueza, placer físico, honor y fama. No hay duda de que estos son los elementos más buscados por los ser humanos durante gran parte de su vida. ¿Es la felicidad una vida organizada en torno a la persecución de uno, o de algunos de estos bienes? Está claro que estos “bienes”, riqueza, placer físico, honor y fama no son malos. Son bienes en la medida en la que hay algo que los atrae hacia ellos, algo que se satisfacen en alguna medida. Nuestra pregunta, por tanto, no es si estos “candidatos” a la felicidad son buenos o no, sino que uno o todos estos elementos sean nuestro bien último, el bien que nos llevará a una satisfacción total y a una alegría completa.

Sobre este último punto, la respuesta de los filósofos y los teólogos es negativa. La riqueza sólo es esto: un instrumento, un medio para un fin ulterior. Y sea lo que sea la felicidad, no puede ser un medio para otra cosa; sino que es algo definitivo. El placer físico es un bien obvio, pero como señala Aristóteles puede ser gozado también por animales de raza inferior. No estamos buscando algo que compartamos con otras criaturas; estamos buscando la felicidad humana, la realización de nuestra naturaleza distintiva. El honor y la fama son siempre atrayentes para el corazón humano, sobre todo para los hombres. Pero pensemos una cosa: el honor y la fama no son bienes que podemos darnos a nosotros mismos, sino que otros nos los conceden. ¿Qué hay de equivocado en esto? Nada, salvo el hecho de que si nuestra felicidad depende esencialmente de lo que la gente hace por nosotros, entonces no es nuestra.. A menudo, caemos en el error de pensar que la felicidad depende de lo que otra persona piense o haga por nosotros. Reflexionando, sin embargo, sería extraño que nuestra satisfacción más profunda fuese tan vulnerable, si no fuese algo que llevemos en el ser.

3. La felicidad consiste en la búsqueda de algo que nos distinga como seres humanos

Hay una respuesta que está comenzando a aclararse: cuando buscamos la felicidad, buscamos algo que no es un simple medio; un bien que nos distinga como seres humanos; un bien que de alguna manera tenga un origen en nosotros. No es malo que la riqueza, el placer físico, el honor y la fama sean parte de una vida feliz, pero ninguno de ellos, ni siquiera la combinación de todos es el principio en el que se basa un vida feliz. ¿Qué es entonces la felicidad?

Volvamos a lo que decíamos sobre el placer físico. Si este no es la actividad distintiva del ser humano… entonces ¿qué es? Tradicionalmente los seres humanos han sido definidos como animales racionales. La actividad de la razón debe ser, entonces, central en nuestra felicidad, sobre todo cuando consideramos que la actividad racional puede tener origen en nosotros.

Estamos cerca, ahora, de la famosa definición de felicidad de Aristóteles, adoptada por la enseñanza moral de la Iglesia Católica: la felicidad es una actividad del alma de acuerdo con la razón. Aristóteles afirma también que la felicidad es la actividad racional realizada en un modo excelente. ¿por qué  nosotros definimos la actividad característica de algo en base a lo que es razonablemente bueno? Los seres humanos, al igual que los ordenadores y las cañas de pescar, se definen en base a sus máximas capacidades.

Hasta ahora, nuestra respuesta a la pregunta sobre la felicidad puede parecer un  poco fría: la felicidad es la actividad racional excelente. ¿Quiere decir esto que somos felices cuando llevamos a cabo ecuaciones de álgebra o aprendiendo a reconocer los errores en la lógica? Tenemos que considerar cuidadosamente que “la actividad racional” es una definición general para toda una serie de actividades distintas. La actividad racional excelente es otra manera de definir a las virtudes, y hay muchos tipos de virtud, cada una de las cuales muestra un aspecto distinto de la excelencia de nuestra naturaleza racional.

El ejercicio de la razón en la acción virtuosa es, finalmente, lo que se pretende hablando de felicidad. Por tanto, seguiremos esta respuesta hablando de lo que significa actuar de un modo virtuoso y de cómo la actividad virtuosa se refiere, en definitiva, a Dios.

Tags:
felicidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.