Aleteia

La otra Roja… también quiere ganar

© DR
La Roja encajó 6-0 ante los estadounidenses
Comparte

Entrevista a Alberto Rajoy, capitán español en la Clericus Cup

Alberto Rajoy, sacerdote de Pontevedra, estudia en el Colegio Español de Roma y… es también el capitán de la Roja en la Clericus Cup, el torneo que se juega en Roma entre sacerdotes y seminaristas de todo el mundo. Aunque empezaron perdiendo, no se les va la ilusión de poder levantar el máximo trofeo el 18 de mayo próximo, de manos del nuevo Papa.
 
-¿Es la primera edición de la Roja en la Clericus Cup. Que tal la experiencia?
 
Aunque hay mucha tradición futbolística en el Colegio, nunca antes habíamos participado, debido a que no se conseguían la totalidad de jugadores para inscribirse. No obstante, algunos colegiales jugaban ya antes, formando parte de otros equipos. Pero en esta ocasión, hemos podido conjuntar un dignísimo equipo. Además todo buen Torneo, para ser tal, debe contar con la Roja.
Estamos sólo comenzando, pero la experiencia es fantástica. El ambiente de alegría, de compañerismo entre los compañeros de nuestro equipo y los rivales es digno de mención. Lo cual no obsta para que cada equipo quiera ganar, pero dentro de una sana competitividad.
 
Nos ha llamado la atención lo bien organizado que está el Torneo, lo cual habla no sólo de su importancia, sino de lo importante que es hacer las cosas bien. Y ciertamente, al participar en torneos de este estilo uno se da cuenta como efectivamente, el deporte y en este caso el fútbol, pueden ser imagen de la vida cristiana. No puedo dejar de mencionar el entusiasmo e interés que ha suscitado en el Colegio y entre los amigos de nuestras diócesis.
 
-No empezasteis con buen pie. ¿Cual fue el problema de la derrota por 6 a 0 contra el Colegio Americano?
 
Efectivamente. El Colegio Americano, los actuales campeones, nos metieron un “set a cero”. El partido contra el equipo campeón se podía perder, pero ese resultado no entraba en los planes de nadie, pero… tal vez los años de menos por parte de los seminaristas americanos y nuestros kilos de más, hayan podido influir en el resultado final. Pero no hay excusas, SOMOS ESPAÑA.
 
Tácticamente hemos jugado con las líneas muy estiradas entre sí. Estamos acostumbrados a jugar cada semana en un campo de fútbol sala y eso se nota. Seguramente, para los próximos partidos tendremos que jugar más juntos. No envalentonarnos tanto y ser más prudentes con el planteamiento. Aunque, tenemos que reconocer el buen hacer del Colegio Americano. Aunque lo suyo sea el fútbol americano, en el soccer nos han ganado con justicia.  Lo que sí que nos consuela, es que la otra Roja, perdió también su primer partido en el Mundial de Sudáfrica. Y al final… ¡España campeona! Pero… a nosotros nos falta Xavi, Villa, Casillas, Piqué… Iniesta no, que juega con nosotros (bromea).
 
– Os han llegado mensajes de ánimo, el más relevante el video de Vicente del Bosque. ¿Fue una sorpresa o ya lo sabíais?
 
Nunca imaginamos que nuestra participación tuviese tanta repercusión en los medios. Y tal vez todo en parte gracias al Mensaje de apoyo del Seleccionador Nacional. Junto al suyo, han sido muchos los mensajes de ánimo. En mi parroquia de Vigo conozco a una feligresa que es familiar de D. Vicente del Bosque. A esta señora le comenté la posibilidad de contar con un mensaje de apoyo del entrenador nacional. Ella habló con él y ya luego me facilitó sus datos para ponerme en contacto con él.
 
Desde un principio se mostró muy receptivo con la propuesta. Me dijo que ya había escuchado de la Clericus por ediciones anteriores. Me pidió una pequeña idea de lo que queríamos… y nos mandó ese video tan cariñoso. Agradecer la deferencia que D. Vicente del Bosque ha tenido con el Colegio español de Roma y a su vez por su cariño a los sacerdotes.
 
– Tenéis la obligación de ganar los 2 próximos partidos si queréis seguir luchando por el título. Como capitán del equipo ¿has animado a los jugadores para el partido de este sábado contra el Ponficio Collegio Urbano?
 
En partidos como el del sábado, no hace falta motivar a los jugadores. Sabemos que dependemos de nosotros mismos para pasar. Así que nadie con más confianza y ánimo para ganar que nosotros. No obstante, antes del partido tendremos una reunión técnico-táctica-motivacional para analizar en qué hemos fallado y ver cómo explotar nuestras virtudes. Que aunque no son muchas, son pocas pero buenas. Seguramente veamos el video que utilizó Pep Guardiola cuando ganó hace unos años la Champions con el Barça aquí en Roma.
 
– Lo de la tarjeta azul es una buen idea, ¿no?
 
La tarjeta azul es una iniciativa fantástica, para que el jugador amonestado recapacite por la acción realizada. Es muy pedagógica. Así como en la vida cristiana estamos llamados a recapacitar, y ver para delante, tras los errores cometidos, el torneo de la Clericus nos enseña que esto no sólo es posible sino necesario. Al jugar nos damos cuenta que por las venas corre sangre… y esto nos ayuda a conocernos mejor. Pues en el deporte como en la vida, somos capaces de los mayores errores y los mayores horrores. Por ello, es importante conocerse y ser prudente, más no temeroso, para evitar perjudicar algo tan maravilloso como es la competición y la vida misma.
 
– ¿Os imagináis jugando la final? ¿O esto es tener mucha fe?
 
¿¿¿¿Jugar la final después del resultado inicial??? ¿Por qué no? Es sumamente difícil, pero los partidos hay que jugarlos. Para nosotros, el trofeo no es lo más importante, aunque si lo levantamos mejor que mejor, lo importante es que lo pasemos realmente bien, dando el máximo esfuerzo y esto nos ayude a conocernos mejor, a profundizar en la amistad, a estar unidos (lo cual es muy importante en la vida) y a poner la primera piedrita, para que esta primera participación del Colegio español de Roma en la Clericus Cup, sea como dice el protagonista de Casablanca al final de la película: "El comienzo de una larga amistad".
 
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.