Aleteia

¿Qué pasará con la encíclica que el Papa no ha terminado? (4)

© DR
Comparte

Cuatro nuevas preguntas en Aleteia sobre la renuncia del Papa

Seguimos con nuestra serie de preguntas sobre la renuncia de Benedicto XVI. En esta ocasión, nuestros lectores preguntan por la encíclica que el Papa estaba preparando con motivo de este Año de la Fe. ¿Qué pasará, por otro lado, con su persona? ¿Estará confinado en el Vaticano o podrá retomar actividades académicas, por ejemplo?

Las primeras cuatro pueden leerse aquí. Las siguientes, aquí, y las siguientes, aquí.
 
–¿Seguirá teniendo inmunidad diplomática, como el Papa y los cardenales?
 
La inmunidad del Papa depende de su papel como jefe de la Iglesia católica, según el artículo 8 del Tratado de Letrán (11 de febrero de 1929), que establece las relaciones entre Italia y la Santa Sede. En este acuerdo se establece que la persona del sumo pontífice goza de una inmunidad absoluta e inviolable.
 
Al renunciar al ministerio de obispo de Roma, el Papa deja de ser jefe de la Iglesia católica y queda privado de esta inmunidad. Dado que vivirá en el territorio vaticano, gozará del carácter de inmunidad extraterritorial proprio de los ciudadanos de ese pequeñísimo Estado.
 
Hasta ahora la Santa Sede no ha dado más detalles sobre esta materia. Aleteia informará sobre posibles aclaraciones al respecto por parte de personas autorizadas.
 
–¿Qué sucederá con la encíclica que el Papa no ha terminado?
 
El padre Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede, ha confirmado que el Papa no tendrá tiempo para concluir su encíclica sobre la fe, en la que estaba trabajando desde hace meses, antes de su renuncia, el 28 de febrero. Hubiera sido su tercera encíclica sobre las virtudes teologales, tras la escrita sobre la caridad (“Deus Caritas Est”, http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/encyclicals/documents/hf_ben-xvi_enc_20051225_deus-caritas-est_sp.html) y sobre la esperanza (“Spe salvi”, http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/encyclicals/documents/hf_ben-xvi_enc_20071130_spe-salvi_sp.html).
 
Si Benedicto XVI decide concluir este texto que había comenzado, ciertamente el documento se convertirá en un texto personal de Joseph Ratzinger, obispo emérito de Roma. No tendrá carácter de encíclica ni pontificio.
 
¿Publicará este texto el Papa? Jurídicamente, tras su renuncia, Joseph Ratzinger es libre de hablar y escribir. Él ha mostrado que busca retirarse a la oración. Y necesitará mucha prudencia, para no crear interferencias a su sucesor. En estos momentos no puede darse una respuesta más detallada o definitiva a este aspecto de la pregunta.
 
–¿Podrá Benedicto XVI participar en actos públicos o semipúblicos, como hacen los obispos retirados?
 
No hay una respuesta precisa de representantes de la Santa Sede a esta pregunta. Lo que sí ha explicado el padre Federico Lombardi es que el Papa no quedará confinado en la vida de clausura. Es un hombre y obispo libre. No tiene ningún impedimento jurídico para participar en actos públicos. Es, por tanto, normal, que participe con su presencia discreta en los actos litúrgicos que presidirá su sucesor o en otras circunstancias ligadas a su vida personal. No se trata, por tanto, de una cuestión jurídica, sino mas bien de la prudencia y sensibilidad de Joseph Ratzinger.
 
–¿Podrá ser enterrado, cuando fallezca, en la cripta de San Pedro?

Benedicto XVI ha sido obispo de Roma, sucesor del apóstol Pedro, un papel histórico en la vida de la Iglesia que nadie puede negar. Es lógico, por tanto, que cuando fallezca descanse en la misma su cripta en la que habitualmente son enterrados los papas, junto a la tumba del pescador de Galilea.
 
No es posible saber de manera definitiva si en ese caso sus funerales serán los propios de un romano pontífice. El padre Federico Lombardi ha explicado que se está analizando la respuesta a esta pregunta.
 
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.