Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Pesar de judíos y musulmanes por la renuncia del Papa

© Servizio Fotografico OR / CPP
Imagen del consistorio en el que el Papa Benedicto XVI anunció su renuncia, 11 de febrero de 2013
Comparte

Más reacciones a la dimisión de Benedicto XVI

“Una decisión que nos deja con el alma llena de dolor y de pesar; una vez más Benedicto XVI nos ha dado un ejemplo de profunda libertad interior”. El cardenal Angelo Bagnasco, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, ha expresado de esta manera los sentimientos de toda la Iglesia italiana provocados por la noticia de la dimisión del Pontífice.

“Demos gracias al Señor por su rico Magisterio, por sus Mensajes, por la atención con la que ha tratado a los obispos europeos, y su Testimonio personal de fe y de confianza en el Señor, con el que ha expresado tan grande amor a la Iglesia”, le ha escrito al Papa el cardenal Péter Erdő, presidente del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa (CCEE). Pero las reacciones a la decisión de Benedicto XVI no se limitan a la Iglesia católica.
 
“Sorpresa y dolor” por la decisión de un “interlocutor docto y sensible” han sido las palabras del Rabino jefe de la Comunidad judía de Roma, Riccardo Di Segni. La relación con este Papa, ha afirmado Di Segni ha estado basada en “el afecto” y “hemos apreciado especialmente su atención al destacar las raíces hebreas del cristianismo como premisa para una relación constructiva y respetuosa”.

“Es obvio que no han faltado momentos de divergencia –concluye Di Segni- inevitables por las diferencias esenciales e insalvables entre nuestros dos mundos; pero siempre ha existido una voluntad positiva de colaboración. No nos olvidaremos de su visita a la Sinagoga de Roma en enero de 2011, como signo de continuidad en el camino señalado por su predecesor” (Asca).
 
“Estamos apenados y muy sorprendidos por la dimisión del Papa Benedicto XVI”, ha afirmado en una nota Foad Aodi, presidente de la Comunidad del Mundo árabe en Italia (Comai). “Le damos gracias al Papa por sus numerosos llamamientos constructivos a favor de la paz, de los derechos humanos y de los inmigrantes, por las ayudas humanitarias a los civiles en dificultades, por el diálogo intercultural e interreligioso”, continua Aodi.

“Seguramente es una acto valiente y lleno de responsabilidad y es una enseñanza para todos los líderes del mundo, representa una novedad absoluta” Aodi, que expresa su esperanza de un “Papa italiano” concluye diciendo que “el mundo árabe afirma su cercanía al Papa y a toda la Iglesia católica y está preparado para proseguir e intensificar la colaboración y el diálogo con todas las religiones” (Adnkronos).
 
El Papa Benedicto XVI, ha declarado a la Agenzia Sir el nuevo arzobispo de Canterbury, Justin Welby, líder de la Comunidad anglicana en todo el mundo, “nos ha demostrado qué es en concreto la vocación de la Sede de Roma, un testimonio a escala universal del Evangelio y un mensajero de esperanza”. Welby habla de un ministerio que Benedicto XVI ha desarrollado “con gran dignidad, visión y valentía".

"En su enseñanza y en sus escritos –prosigue el arzobispo Welby- él ha sabido afrontar, con mente teológica creativa y notable, las cuestiones de hoy. Nosotros que pertenecemos a las familias cristianas, somos conscientes de la importancia de este testimonio y nos unimos a nuestros hermanos y hermanas católicos al agradecer a Dios por la inspiración y el desafío del ministerio del Papa Benedicto”.
 
Palabras de estima por el Pontífice han llegado, también, del Patriarcado de Moscú. “El Papa Benedicto XVI había declarado la guerra a la dictadura del relativismo” y esto “lo ha hecho poco popular a los ojos de los políticos laicistas y a los periodistas, pero él no es una estrella de los medios de comunicación, es un hombre de Iglesia”. Esto lo ha dicho el metropolita Hilarión, presidente del Departamento para las relaciones eclesiásticas externas del Patriarcado de Moscú, según la agencia Itar-Tass.

'En los diferentes medios de comunicación el Pontífice ha sido criticado como tradicionalista y conservador, pero son precisamente estas cualidades son muy apreciadas por los millones de cristianos que hay en el mundo, sea católicos o no, y por todos los que tienen la intención de mantener los valores espirituales y morales del cristianismo tradicional” añadió (Ansa).

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.