Aleteia

España: Dación en pago, por fin el Gobierno cede

Comparte

Cáritas está ayudando a muchas familias que pierden la vivienda

La noticia hoy del suicidio en Mallorca de dos ancianos que iban a ser desahuciados de su vivienda por no poder pagar la hipoteca, el Gobierno ha anunciado in extremis que apoyaría la iniciativa legislativa popular de la dación en pago: una plataforma que ha conseguido más de 1,4 millones de firmas ante el drama que viven muchas familias, que no pueden pagar su hipoteca a causa de la crisis.
 
Se trata de una cuestión que ha levantado mucha polémica en los últimos meses en España, tras una serie de suicidios de varias personas amenazadas de ser desahuciadas de sus viviendas: la dación en pago supondría que los bancos tendrían que asumir las pérdidas, mientras que el sistema actual supondría que quien pagan son los ciudadanos más desfavorecidos.
 
Durante los años de bonanza económica, en un sistema económico basado fuertemente en la construcción, los bancos promovieron el mercado a menudo a base de concesiones de créditos sobre tasaciones de viviendas que no se ajustaban al precio real de los bienes, sino al precio sobreestimado del mercado inmobiliario. Muchas familias obtenían créditos desorbitados en dinero y años de carga sobre viviendas que no valían en realidad el precio que estaban pagando.
 
Al llegar la crisis, y con ella la revisión a la baja de los precios del mercado inmobiliario, muchas familias, privadas de trabajo, se han visto incapaces de afrontar el pago de una hipoteca. Pero al embargar el banco, se han encontrado con que el precio que ahora tiene la casa no cubre la hipoteca contratada …. No sólo se quedan sin casa: además, tienen que pagar la diferencia.
 
Ante el clamor popular, en noviembre, el Gobierno actual elaboró un decreto por el que se paralizaban los expedientes de desahucio de ciertos colectivos, como las familias numerosas, pero sin afrontar el problema.
 
Por parte de la Iglesia cabe destacar la intervención de monseñor Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián, quien en una entrevista afirmó que era “inmoral” que los bancos que habían recibido fondos de rescate no ayudaran a las familias que se encuentran en necesidad.
 
De hecho, Cáritas española, en varias provincias, ha puesto en marcha programas de ayuda para las familias en riesgo de desahucio.
 
Desde el punto de vista de la doctrina social cristiana, según explica Juan Manuel de Prada, haciéndose eco de un artículo publicado en la Revista jesuita Razón y Fe por Raúl González Fabre, la dación en pago debe ser una medida excepcional y aplicable solamente a la primera vivienda, pues se trata de un bien de primera necesidad, y porque la situación de crisis así lo exige. No se trata de un “derecho a no pagar”, sino una medida para proteger a las familias en una situación excepcional, pues el actual sistema hipotecario español deja en una posición más desfavorable a la familia que se queda sin recursos.
 
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.