Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Por qué a veces Dios parece no escuchar nuestras oraciones?

ABORTION,PLANNED PARENTHOOD,NEW YORK

Jeffrey Bruno

Julio de la Vega-Hazas - publicado el 30/01/13

Dios siempre escucha nuestras oraciones, pero no siempre hace lo que le pedimos. Lo que Dios permite es siempre para bien nuestro, aunque a veces nos cueste comprenderlo...

1. ¿Por qué Dios no me da lo que le pido?

Es ésta una de las grandes cuestiones que se suscitan alrededor de la fe, y que se ha formulado desde el principio. A ella respondió san Agustín, uno de los grandes pilares del pensamiento cristiano.

Comentando la primera Epístola de san Juan, san Agustín se encuentra con la frase “y recibiremos de Él cuanto pidamos, porque guardamos sus mandamientos y hacemos lo que es grato a sus ojos” (1 Jn 3, 22).

Y, sin embargo, menciona a San Pablo, cuando pide a Dios que le libere de “ese aguijón de la carne, ángel de Satanás, que me abofetea”, pero explícitamente no se le concede (cfr. 2 Cor 12, 7-9).

Aquí se plantea pregunta y respuesta: “¿Pero por qué? Porque no le convenía».

«Por eso fue escuchado en cuanto a la salvación el que no fue escuchado en su voluntad. (…) Discernamos las atenciones de Dios. Encontramos quienes no son escuchados en su voluntad, pero lo son en su salvación, y también quienes son escuchados en su voluntad y no en cuanto a su salvación”.

El ejemplo que pone es muy significativo: el libro de Job. Allí lo que se lee en un principio es que quien es atendido en sus peticiones no es Job, el hombre bueno por antonomasia, sino el diablo, el malo por excelencia.

Esto entra dentro de una cuestión aún más general: la del sufrimiento del justo.




Te puede interesar:
¿Tiene sentido el sufrimiento de los inocentes?

En el Antiguo Testamento se aprecia la progresividad de la Revelación. Al principio la promesa por la obediencia a Dios es temporal, la tierra prometida –que “mana leche y miel”- y la subsiguiente paz y prosperidad.

El libro de Job se plantea el sufrimiento del justo en este contexto. No hay duda de que Job es bueno, pero sufre lo indecible. ¿Por qué?

La única respuesta que se da es que los designios de Dios son inescrutables: Él sabe más.

Desde luego, es cierto; y en creencias como el islam, esta es la respuesta previsible. Pero en la historia de la salvación esto no queda así.

En uno de los últimos relatos del Antiguo Testamento, el martirio de los siete hermanos macabeos con su madre (2 Mac 7), se sigue hablando del castigo por los pecados, pero la perspectiva es ya la eternidad.

El último hermano en morir le dice a Antíoco que “nosotros sufrimos por nuestros pecados, y si el Señor viviente se ha irritado con nosotros por un breve tiempo para castigarnos y corregirnos, de nuevo se reconciliará con sus siervos”.

Su madre le había pedido que aceptara la muerte “para que, en el tiempo de la misericordia, te recupere con tus hermanos”.




Te puede interesar:
¿Por qué sufrimos?

2. La respuesta definitiva llega con el Nuevo Testamento, y tiene nombre propio: Jesucristo

Jesucristo es el Justo por excelencia que nos deja el gran ejemplo de la oración aparentemente no escuchada cuando pide en el huerto de los olivos que pase de Él este cáliz (cfr. p.ej., Lc 22, 42), que era nada menos que la Cruz. La Cruz, que aparece humanamente como un fracaso, pero que es el instrumento para la redención y para la glorificación de Cristo… y la nuestra.

El cristiano es hijo, y como tal acompaña al hijo en la cruz para acompañarle también como triunfador en la gloria. Este es nuestro definitivo bien, aunque en este mundo sea en ocasiones nuestro doloroso bien.

Muchas veces, cuando entramos en una iglesia y oímos el himno cuya letra –tomada de san Pablo- dice “si con Él morimos, reinaremos con Él”, posiblemente no captamos en el momento en profundidad lo que significa.

Pero señala el sentido mismo de nuestra existencia, su final, y aquello respecto a lo que Dios escucha siempre. Ahora, su oración ha servido y sirve para que pueda seguir el mismo camino con el mismo final.


MAN,REFLECTING,PRAYING

Te puede interesar:
¿Por qué Dios no me da lo que le pido tanto?

Tags:
oracion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.