Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

Si Dios es justo, ¿por qué no tenemos todos las mismas posibilidades?

PLAYING

Shutterstock | ESB Professional

Aleteia Team - publicado el 21/11/12

Unos nacen ricos, otros pobres; unos nacen con salud, mientras otros llegan al mundo con enfermedades o deficiencias… Si Dios es justo y todo lo hace por amor a nosotros, ¿por qué no crea a todos con las mismas condiciones?

1. No partimos todos de las mismas condiciones. Dios ha creado a los seres en la diversidad de sus propias características.

El mundo fue creado por Dios. La fe lo profesa y la razón lo admite. Somos capaces de afirmar racionalmente que todo procede de un primer principio, “al que denominamos Dios”, como Tomás de Aquino se expresa en sus famosas cinco vías para demostrar la existencia de Dios (Suma Teológica, Iª Parte, cuestión 2, artículo 3).

Pero sólo la fe nos enseña que la creación se da en el tiempo, por una decisión libre, sabia y amorosa de Dios.

Para la Revelación, acogida como Palabra de Dios en la fe, no importa tanto la manera como representemos el origen del universo.




Te puede interesar:
Ni el hombre es un mono, ni el mundo se hizo en seis días

Importa, sobre todo, admitir como verdad fundamental que Dios creó todo personalmente, por un acto de inteligencia y de amor.

Pudo ser a partir de una explosión inicial de energía o de una especie de materia inerte.

La manera como se desarrolló todo se expondrá como mejor convenga al nivel de nuestros conocimientos, según la visión que tengamos del cosmos. Son representaciones de la razón.

Por la fe, sabemos que Dios creó a los seres con diversas características, especialmente a los hombres y a las mujeres en su originalidad de criaturas espirituales, cada una con su propio perfil, en su unidad específica.

2. El principio de diversidad es sabiduría y amor de Dios, y no justicia.

PIXABAY

La sabiduría se demuestra en la percepción armoniosa y sinfónica de la diversidad en todos los órdenes, captada en una unidad superior que reconoce a cada uno su propio valor como una contribución a la perfección del conjunto del universo y de la historia.

El amor reúne a todos en un mismo abrazo, que sostiene a cada uno como es y desea ser, superando al mismo tiempo la nivelación por lo bajo, que desconoce los valores, y la imposición de una excelencia que margina a los menos dotados.

No todos partimos de las mismas condiciones, igual que somos diferentes unos y otros, expresiones diversificadas de la sabiduría divina. Sin embargo, todos somos sostenidos y abrazados por un mismo y único amor, el Espíritu de Dios.

Esto no supone un menoscabo de la justicia, pues todo lo que somos y tenemos es don de Dios, dado a cada uno en su individualidad, para que pueda convertirse plenamente en  aquello que está llamado a ser y desempeñe la función que se espera de él en la sinfonía universal.

Usando la expresión bíblica, puede decirse “todo fue hecho para gloria de Dios«: según las iniciales latinas usadas frecuentemente, UIOGD: ut in omnibus glorificetur Deus (1ª Carta de Pedro, 4,11)

3. Caminamos por caminos diferentes. Creados a imagen de Dios, no nos quedamos parados en nuestro estado inicial.

Ombe d'une jeune fille marchant sur chemin
marina shin - Shutterstock

Lo que caracteriza a la vida humana es que ella constituye el caminar real de cada uno de nosotros. Creados como seres humanos a imagen de Dios, no permanecemos en el estado en el que nacemos.

Nuestra vida humana no se reduce al resultado de la evolución de un ser sometido a una diversidad de factores de tipo físico, biológico, psicológico, cultural, social, económico o político que lo determinan, en el tiempo y en el espacio.

No se niegan las múltiples influencias que tienen sobre cada uno de nosotros el entorno físico, mental, cultural e histórico en el que nacemos y nos desarrollamos.

Pero cualesquiera que sean las circunstancias en las que vivimos, estamos llamados a convertirnos en lo que hagamos de nuestra vida.

Aquí reside lo propio del ser humano. Los seres materiales, vivos e incluso animales surgen, nacen y se desarrollan como resultado de muchos factores que los influyen.

El ser humano, más allá de eso, se afirma y se desarrolla como humano a partir de una decisión suya, que va determinando progresivamente la dirección que sigue en su vida, hasta el momento de entregarla, quiera o no, en las manos de Dios.

La vida humana está llamada a buscar la verdad, lo bello y el bien, a través de la elección cotidiana de los caminos para alcanzarlos, en la que hay muchas posibilidades de volverse esclavo de ilusiones, víctima de temores imaginarios o del canto seductor de las sirenas.

5. ¿Llegaremos todos al mismo puerto?

open door
Elena Schweitzer / Shutterstock

Una de las grandes ilusiones por desenmascarar sería pensar que así como la justicia de Dios debería hacer que todos partiéramos de las mismas condiciones, debería hacer también que todos llegáramos al mismo término.

La justicia del origen es la misma que la del final. Si hubiera nivelación, la habría en el origen, en medio y al final. Si lo que guía la acción divina es la inteligencia amorosa, hay inteligencia amorosa en el origen, en medio y al final.

La pregunta formulada al principio esconde, por tanto, una visión absurda de Dios, determinista y fatalista.

Realmente desconoce a Dios. Lo concibe casi como un apéndice del mundo o del hombre, imponiéndole la manera de pensar del hombre. “Sus caminos no son mis caminos” (Isaías 55,8), decía Dios por boca del profeta.

Desconoce también la originalidad de la criatura espiritual, llamada a vivir, como Dios, la aventura de una relación personal.

En todas sus formas, el amor es imprevisible. Nada hay más cierto que el amor de Dios por nosotros, manifestado por el simple hecho de que existimos.

Sin embargo, nada más aventurado que nuestra fidelidad al amor, puesta a prueba en cada momento.

Totalmente dependientes de Dios, existimos para estar en comunicación en el Ser primero, sabio y bueno, que realiza con amor su obra inteligente y amorosa de comunicarse como don de sí mismo a todos los que, reconociéndole como Dios y aceptándose a sí mismos como personas también inteligentes y libres, corresponden al impulso profundo de su corazón de ponerse en las manos del Amor y darse a los demás como un mismo movimiento de amor con el que se dan a Dios.

6. Al atardecer de esta vida, todos seremos juzgados sobre el amor, escribió san Juan de la Cruz.

HANDS IN THE AIR
A.PAES | Shutterstock

El amor es nuestra vida. El amor de Dios correspondido con amor, nuestro camino. La unidad de todos nosotros en el amor en Dios es el puerto común en el que nos encontraremos, guardando la originalidad con la que cada uno fue creado y la forma que nos damos a través de nuestra vida, del primer al último acto de libertad, de amor.

Tags:
diosjusticia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.