Aleteia

Francisco a presos: “Jesús es el Jefe de la Iglesia, no el Papa, vine a servir”

Comparte
Comenta

El Pontífice visitó la Casa de Reclusión de Paliano, lavó los pies a 12 presos, entre ellos un joven musulmán que será bautizado en junio

“Hoy, cuando llegué, la gente decía: ¡’viene el Papa, el jefe de la Iglesia!’; la Iglesia no es del Papa es de Jesús…Así que quiero hacer lo mismo, lavarles los pies”, dijo el papa Francisco en una meditación improvisada que realizó tras presidir la misa y recordar que Jesús en la Ultima Cena sirvió como un “esclavo” a sus discípulos.

El papa Francisco se ha trasladado este Jueves Santo, 13 de abril de 2017, por la tarde, a la Casa de Reclusión de Paliano (en provincia de Frosinone y diócesis de Palestrina) para celebrar la Misa in Cæna Domini, con el rito del lavado de los pies a algunos detenidos.

En este contexto, lavó los pies a doce detenidos. Se trata de tres mujeres y un hombre musulmán que será bautizado en junio; un argentino y un albanés y el resto de nacionalidad italiana. Entre ellos, dos condenados a “cadena perpetua”  y todos los demás que deberían terminar sus penas con la sociedad entre el 2019 y el 2073.

El Pontífice insistió en el símbolo hecho por Jesús a pesar de que sería traicionado y entregado a sus verdugos. “Si ustedes pueden hacer un servicio, un gesto de servir a un compañero o compañera, háganlo porque eso es como lavar los pies”.

Igualmente, recordó que Jesús dijo a los discípulos que el más grande de ellos debe ser aquel que sirve a los otros.

La visita tuvo un carácter estrictamente privado e inició a las 4 pm (hora local), durante la celebración de la misa, el Papa ha hecho una predicación espontánea.

“Dios ama – continuó el Papa – hasta el final y da la vida por cada uno de nosotros y se vanagloria de esto y el tiene amor para amar hasta el final. Y no es fácil porque cada uno de nosotros es un pecador, tenemos limites, defectos. Sabemos amar, pero no somos como Dios que sabe amar sin medir las consecuencias y hasta el final”.

Jesús que era el jefe, lava los pies a sus discípulos. Era una costumbre en esa época antes de la cena y de las comidas porque no habían calles pavimentadas, entonces a los huéspedes se les lavaba los pies. ¡Era algo que hacían los esclavos¡…Jesús cambia todo y lo hace él”, aseguró Francisco en la homilía.

“Ha sido un momento extraordinario y bellísimo…Hemos preparado el encuentro espiritualmente y el Papa ha traído una caricia a los reclusos” dijo a Radio Vaticano el capellán de la cárcel don Luigi Paoletti.

70 los presos que se cuentan internados hasta el 1 de abril. La casa de reclusión de Paliano es el único instituto en Italia abierto para recibir a los ‘colaboradores de la Justicia’.

El Pontífice ha querido ir a visitar la sección de alta seguridad para saludar entretanto a dos reclusos que están aislados allí.

Al inicio, ha sido acogido por la directora de la cárcel, Nadia Cersosimo, que le explicó las diversas actividades para evitar el “ocio y reducir las distancias, acabar con los prejuicios y abrir el camino a la integración” social.

De hecho, los reclusos han regalado al Papa diversos productos biológicos elaborados por ellos: una cruz hecha con ramos de olivo, un mantel de lana blanca y dulces.

Los detenidos han animado la misa “in Coena Domini” con cantos y alabanzas. En un gesto inédito ha testimoniado su afecto a los huéspedes de la cárcel dando a todos personalmente la hostia de la comunión.

In Coena Domini”, la tradición de Buenos Aires al Vaticano

En 2013, el papa Francisco sorprendió a todos con el gesto de lavar los pies -por primera vez – a algunas chicas, en la Cárcel de menores de Casal de Marmo.

En años precedentes ha presidido la misa en “in Coena Domini”, fuera del Vaticano; en 2014 en la Fundación Don Gnocchi, Centro Santa María de la Provindencia, en ese lugar lavó los pies a personas minusválidas y no suficientes. En 2015, visitó la cárcel romana de Rebibbia y en 2016, el centro de refugiados C.A.R.A de Castel Novo di Porto.

Almuerzo con el Papa

La Iglesia recuerda este jueves santo la institución del sacerdocio. Así, el Papa almorzó junto con diez párrocos romanos, sacerdotes diocesanos y religiosos, en el Vaticano, según informó el diario vaticano L’Osservarore Romano.

En la residencia del arzobispo Angelo Becciu, los sacerdotes alrededor de la mesa contaron al Obispo de Roma sus problemas en las parroquias, quien les escuchó con atención, ofreció consejos y recordó episodios de su vida pastoral en Buenos Aíres.

Sacerdotes tiernos y humildes

También indicó a los sacerdotes que la evangelización “no puede ser presuntuosa” y que deben ser “tiernos, concretos y humildes”, durante su homilía en la misa Crismal celebrada en la basílica de San Pedro y con la que se renuevan las promesas sacerdotales en el Jueves Santo.

Mañana, Viernes Santo, el Papa presidirá las catorce estaciones del Calvario en el Coliseo en el día en que, por la muerte de Cristo en la cruz del Gólgota en Jerusalén, no se celebran misas en todo el mundo y las Iglesias están oscurecidas para conmemorar la tragedia de la crucifixión.

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día