Aleteia

5 beneficios del aceite de argán

Shutterstock-Luisa Puccini
Comparte
Comenta

Todo un elixir de belleza

El uso cosmético de aceites es un arte prácticamente antiguo pero, dada a su eficacia, igual sigue estando vigente, aún con las tecnologías más avanzadas. El de argán recibe su nombre porque se extrae de las semillas de un árbol típicamente marroquí que se llama así. Tanto en el mundo medicinal como cosmético se ha hecho muy popular porque tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, así como vitamina E y otros antioxidantes que te ayudarán a contrarrestar los efectos negativos de los radicales libres.

  1. Un cabello sedoso

Es quizá el uso más popular del aceite de argán y ya hasta se consiguen productos comerciales que lo incluyen en su composición. Es un hidratante natural poderoso para tu cabellera, haciéndola lucir más suave, sedosa y brillante. Además, te ayudará a sanar las puntas abiertas y combatir el temido frizz.

Particularmente, yo recomiendo más comprar una botellita de aceite de argán y no los productos de farmacia. No sólo es más puro, sino que además lo podrás aprovechar para otros usos cosméticos. ¿Cómo aplicarlo? Puedes usar unas cuantas gotas directamente en tu cabello o mezclarlas con tu acondicionador regular.

  1. Hidratante de cutículas

Una excelente rutina diaria es aplicar un poco de este aceite alrededor de nuestras uñas antes de dormir. Es muy nutritivo y suavizará tus cutículas para que no se vean secas y pronunciadas. También puedes verter unas cuantas gotas en tu crema hidratante de manos para que se sientan como guantes de seda.

  1. Para un rostro luminoso (no brillante)

Un truco de antes pero que ahora se ha vuelto poner de moda con toda esta onda de los iluminadores y aspecto de piel “saludable”: pon unas pocas gotas de aceite de argán en tu base de maquillaje o BB Cream y aplícala como lo harías normalmente en las mañanas. Tendrás la misma cobertura pero con un ligero toque luminoso que te hará lucir ¡radiante!

Muchas podrían pensar que puede hacerte lucir “grasosa” (sobre todo si tienes este tipo de piel); pero al contrario, los científicos has descubierto que, a diferencia de otros aceites, el de argán ayuda a absorber el exceso de grasa y equilibra su producción (así que también es perfecto para las personas que sufren de acné).

  1. Quemaduras del sol

Aunque lo ideal es que uses siempre bloqueador solar y lo retoques cada cierto tiempo, la verdad es que a veces la estamos pasando tan bien en la playa que podemos lastimar nuestra piel. En estos casos, aplícate unas cuantas gotas de este aceite, no sólo te alivianará el dolor, sino que además te ayudará a recuperarte más rápido gracias a su contenido de ácido linoleico y vitamina E, que tienen propiedades anti-inflamatorias.

  1. ¡Adiós arrugas!

No crean falsas promesas de que algún producto (ni las más costosas cremas ni el aceite de argán) les eliminará por completo el paso del tiempo, pero este aceite sí les ayudará a atenuarlas y a retrasar su aparición gracias a sus ingredientes anti-oxidantes, los cuales le brindarán elasticidad a la piel de tu rostro.

Aplica unas gotas en tu cara y cuello antes de dormir, masajea (siempre con movimientos ascendentes) y además verás como tu piel se siente inmediatamente hidratada. Un tip extra: también puedes frotar un poco en tus labios, ¡es un excelente bálsamo!

Ya saben, quizá el aceite de palma pueda ser perjudicial para nuestra salud, pero el de argán, según diversos estudios y su uso por cientos de años, es un milagro cosmético que viene en frasco pequeño

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
bellezamujer
Newsletter
Recibe Aleteia cada día