Aleteia

¿Por qué fue tan emotivo regreso del “Solitario George” a su tierra?

PARQUE NACIONAL GALÁPAGOS
Comparte
Comenta

La tortuga gigante que ayudó a reflexionar sobre la importancia de la conservación en las Islas Galápagos y en el resto del mundo

Su muerte en el año 2012 conmocionó al mundo entero, pues el “Solitario George” (o Jorge, cariñosamente en español), quizás la tortuga gigante más famosa del mundo e ícono de las Islas Galápagos (Ecuador), representó un duro golpe para los defensores de la conservación de la naturaleza y las especies.

Luego de cinco años en Nueva York -donde tras su muerte fue embalsamado y exhibido en el Museo de Historia Americana- a finales del mes de febrero este ejemplar único regresó a su tierra, la isla Santa Cruz, que pertenece al archipiélago de las Galápagos, para ser puesto en una sala especialmente acondicionada denominada “Símbolo de Esperanza”.

Desde entonces, miles de turistas que visiten la zona pueden ser testigos de la majestuosa imagen de esta tortuga única que al mismo tiempo invita a la reflexión.

El propio Ministerio del Ambiente de Ecuador declaró a este ejemplar como “bien patrimonial de Ecuador”.

“Es el mejor aliciente para continuar trabajando, muchas especies nos necesitan”, consideró en aquella oportunidad el director del Parque Nacional de Galápagos, Walter Busos, indica El Universo.

En este lugar George estuvo sus últimos 40 años de vida y sus miembros hicieron varios intentos para que se reprodujera, pero sin éxito, algo que terminó generándole el apodo de “Solitario”. Se estima que al momento de su muerte esta tortuga tenía algo más de 100 años.

Este ejemplar de la especie Chelonoidis abingdonii había sido descubierto, gracias al trabajo del biólogo Joseph Vagvolgyi y su esposa María, en el año 1971 en la isla Pinta cuando se creía que la especie había desaparecido, indica un informe de BBC Mundo, por lo que de alguna manera se puede concluir que con George es la “segunda” vez en la historia que las especies de este tipo se extinguen.

Video publicado por Parque Nacional Galápagos

Una vez más, la extinción de las especies llama a la reflexión acerca de la importancia del hombre para proteger a la naturaleza y al resto de sus habitantes.

De no tomar acciones determinadas y mayor concientización, tal vez esta tortuga emblemática ya no esté tan sola en cuanto a su destino, que podría seguir siendo compartido por otras especies.

De alguna manera gracias a esto que George se transformó en un gran representante de las Islas Galápagos y de las especies en peligro de extinción del mundo entero, tal cual ratificó el autor del libro “El Solitario Jorge”, Henry Nicholls, en declaraciones a BBC Mundo.

“Nos guste o no, Jorge se convirtió en la máxima representación de las Islas Galápagos y de las especies en peligro en todas partes”, señaló.

“Sin ser consciente, fue capaz de comunicar el mensaje de conservación de forma más rotunda y con más dignidad que la mayoría de los seres humanos”, agregó.

Y esto también de alguna manera es lo que dio a entender Fausto Llerena, el hombre que cuidó al “Solitario” durante sus últimos años de vida, al enfatizar en lo importante que es generar conciencia para proteger a los animales que habitan en Galápagos, consideramos especímenes únicos en el mundo.

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día