Aleteia

Papamóviles: Una historia en imágenes

© Musei Vaticani/Antoine Mekary for Aleteia
Comparte
Comenta

Los automóviles que llevaron a los pontífices y la parte que jugaron en la historia vaticana

Fuera las carrozas – bienvenido el automóvil. En 1931, el Vaticano revolucionó su sistema de transporte. Con la “cuestión romana” sobre la soberanía entre la Santa Sede e Italia ya resuelta, y por tanto con el fin del confinamiento del pontífice en el palacio apostólico, los fabricantes de automóviles empezaron a competir para donar sus coches al Papa.

Las circunstancias no podrían haber sido más favorables, ya que el papa en su momento era Pío XI, que sentía una verdadera pasión por los motores. En realidad, ya en 1909 se había presentado un automóvil a Pío X, pero el regalo fue rechazado y el papa, que no tenía simpatía por los ruidosos vehículos de motor, continuó viajando con su transporte tradicional.

La entrada del primer automóvil en el Vaticano se produjo al comienzo del pontificado de Pío XI. Fue un regalo de la Asociación de Mujeres Católicas de la Arquidiócesis de Milán. Sin embargo, el mundo tendría que esperar a la firma del Pacto de Letrán (1929) para ver al pontífice romano viajar en coche.

Los carruajes

Las literas, carrozas y carruajes que han servido a los papas a lo largo de la historia se conservan en el Pabellón de Carruaje, dentro de los Museos Vaticanos. El ejemplar más importante de la colección es la magnífica berlina Gran Gala, construida en Roma en 1826.

A su alrededor hay nueve berlinas ceremoniales (un tipo de carro de dos plazas) utilizadas por los papas, una verdadera caravana. También es digno de mención el único ejemplo del Papal Landau, un carro “convertible”. Fue en este carruaje donde León XIII fue inmortalizado en la primera película filmada de un papa, un proyecto producido por los hermanos Lumière.

En la colección se exhiben dos históricas berlinas itinerantes, una usada por Pío IX para su reingreso desde el exilio después de los movimientos revolucionarios de la República Romana, y la otra para el último viaje del “Papa Rey” a las tierras papales de la Romagna. Los carruajes (incluidos los frenos y los arneses para los caballos) son un raro testimonio de la movilidad papal antes de 1870. Para ver nuevos avances, tenemos que esperar al Pacto de Letrán – y al automóvil.

Papas sobre ruedas

El Graham Paige 837 llegó al Vaticano el 10 de noviembre de 1929. Esto marcó una importante página en la historia papal: el 22 de diciembre de 1929, Pío XI fue el primer papa que abandonó el Vaticano en este coche desde la caída de Roma, el 20 de septiembre de 1870. Años más tarde, en 1943, el Graham Paige presenció el bombardeo del distrito romano de San Lorenzo.

Los años alrededor de los años 30 fueron animados. El Citroën Lictoria C6 se convirtió en parte de la flota vaticana – con mucho el más elegante – con su color borgoña profundo y acabados cromados dorados prestando una apariencia solemne.

Finalmente, es el turno del Mercedes. Parece que Pío XI estaba completamente emocionado con la limusina Mercedes 460 Nürburg – diseñada por un cierto Ferdinand Porsche – y que durante la prueba en los jardines del Vaticano, el Papa exclamó: “Hermoso coche! Una obra maestra … Una maravilla de la tecnología moderna”.

Luego en 1966 llegó la Mercedes-Benz 300 limusina SEL. A pesar de que rara vez fue utilizado, Juan Pablo II la eligió desde el principio como su coche principal, a pesar de que no tenía aire acondicionado, y nunca quiso cambiarla.

Los Papamóviles

Inmediatamente después del Jubileo de 1976 llega el primer verdadero “papamóvil”, el vehículo blanco todo terreno usado por el Papa para viajes breves y para ser visto por las multitudes. El primer “papamóvil” fue un Toyota Land Cruiser, seguido por un Fiat Campagnola, tristemente asociado con el atentado contra el Papa Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro el 13 de mayo de 1981.

Desde entonces, los papamóviles (y todos los coches papales) son blindados. Estos incluyen el Land Rover Santana y Mercedes Benz 230 GE, que permaneció en servicio hasta el año 2002.

Coches únicos

La colección de carrozas y coches papales también incluye dos coches pequeños: un “escarabajo” azul de Volkswagen y un Renault 4 blanco. El primero – donado a Juan Pablo II – era el último Beetle de una serie limitada producida por Volkswagen en México. El Renault 4 fue donado al Papa Francisco por un sacerdote, que sirvió en una parroquia durante muchos años en las afueras de Verona – un automóvil económico simbólicamente donado al papa que hizo de las periferias uno de los temas principales de su pontificado.

Matrículas

En 1931 se estableció el Registro de Vehículos Motorizados. Las placas SCV (Estado de la Ciudad del Vaticano) están en letras rojas sobre un fondo blanco para coches utilizados por el Papa (números 1 a 7) y la Secretaría de Estado (8 a 50), y en letras negras sobre fondo blanco para todos los demás.

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
historiapapamóvilvaticano
Newsletter
Recibe Aleteia cada día