Aleteia

El “Schindler boliviano” que salvó a miles de judíos de los nazis

Siahcomibol / ManMan-cc
Comparte
Comenta

La historia de solidaridad del magnate alemán Mauricio Hochschild recién sale a la luz

Oskar Schindler, el famoso empresario alemán que le salvó la vida a más de 1.000 judíos durante el Holocausto empleándolos como trabajadores en sus fábricas -que incluso inspiró la famosa película del año 1993 dirigida por Steven Spielberg “La lista de Schindler”-  es una figura histórica por demás conocida a nivel internacional.

Sin embargo, en América Latina recientemente salió a la luz la historia del exitoso empresario minero Mauricio Hochschild, un magnate alemán instalado en Bolivia a principios del siglo XX, que podría ser reconocido como el “Schindler boliviano”.

¿Por qué? Nada más ni nada menos por haber ayudado a miles de judíos a huir del nazismo ayudándolos a llegar a América Latina para trabajar en el país sudamericano.

“En 1938 Hochschild calculaba haber traído entre 2.000 y 3.000 judíos, pero siete meses después, por 1939, él calculó que había traído como 9.000″, expresa a la agencia AFP el periodista e historiador Robert Brockmann, quien trabaja en un libro sobre la historia del expresidente militar German Busch (1937-1939) y su relación con Hochschild.

Esto se dio debido a la avalancha antijudía de Adolf Hitler contra los judíos en 1930, lo que provocó la búsqueda de nuevos destinos como refugio de parte de muchos. Fue así que este magnate se propuso colaborar –con el pago de transporte, trámites y estadía- con la llegada de los judíos a Bolivia también con el fin de mejorar la productividad agrícola del país, indica AFP.

Gracias a esto en 1940 se estima que la población de judíos en el país sudamericano era de unos 15.000, cifra que luego se fue desinflando considerablemente porque muchos empezaron a buscar otros lugares cercanos y las generaciones posteriores también lo fueron abandonando (actualmente hay menos de 1.000 judíos en Bolivia).

Recientemente fueron descubiertos decenas de documentos apilados en una minera estatal que dan cuenta de la desconocida historia de solidaridad de este alemán radicado en Bolivia y fallecido en París en el año 1965 para con los perseguidos por el nacionalsocialismo.

Fue precisamente el director del archivo de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), quien confirmó a AFP que a comienzos del nuevo milenio se ordenó una selección de documentos apilados en los patios de la compañía, recuperando de ese modo los “que estaban en completo abandono, a la intemperie”.

Justamente, prosigue AFP, entre las cosas que se encontraron hay contratos de trabajo hechos a judíos por la minera de este alemán, cartas enviadas por niños judíos del Kindergarten Miraflores en La Paz al empresario para pedirle cooperación para construir nuevos ambientes “en vista de la cantidad de niños que están aquí y quieren venir“, entre otras cosas.

El hallazgo en la minera estatal llegó a manos del Registro Regional del Programa Memoria del Mundo de la Unesco y en octubre de 2016 fue validado “como único y auténtico”. Está previsto que durante este mes la declaratoria sea entregada al Museo de la minera boliviana para su digitalización y posterior difusión en internet.

De esta manera, sale a luz una historia ejemplar de un hombre que en las sombras salvó la vida a miles de personas y que curiosamente a nivel oficial en Bolivia es reconocido como un gran expoliador y cuya empresa llegó incluso a ser nacionalizada por el estado a mediados del siglo pasado por considerar que sus prácticas empobrecían al país.

En base a AFP

Temas de este artículo:
boliviajudiosnazismo
Newsletter
Recibe Aleteia cada día