Aleteia

¿Está permitido que un misionero use la “tablet” como misal?

© Marko Vombergar
Comparte
Comenta

Posibles respuestas desde la feria internacional en innovaciones y productos para el rito católico de Vicenza

Los sacerdotes y misioneros que necesitan llevar consigo un kit móvil de objetos para la liturgia a lugares remotos y apartados tendrán un espacio dedicado a sus necesidades en la Koiné, XVII Feria de decoraciones, objetos litúrgicos y de materiales para el culto, que se celebrará del 11 al 14 de marzo 2017 en Vicenza, al norte de Italia.

“Pensamos en objetos para las celebraciones litúrgicas que se pueden usar también de manera itinerante, cuando el sacerdote celebra en el encuentro con un grupo”, dice Francesco Gasparini, responsable de la Oficina de Bienes Culturales de la diócesis de Vicenza, ubicada al norte de Italia, que acoge el gran evento especializado en la difusión de innovaciones de los productos para el rito católico y el sector religioso.

“Desde el punto de vista informático, con la tablet (tabletas electrónicas, i-Pad, e-readers y smartphone) se pueden realizar las celebraciones”, explica Gasparini. Pero ¿existen impedimentos teológicos o litúrgicos para que un misionero use la tablet como misal?

Según Gicancarlo Santi, presidente del comité científico de Koinè investigación, el misal electrónico no suscitaría impedimentos teológicos ni litúrgicos. De hecho, la Conferencia Episcopal Italiana ha realizado un breviario diseñado para publicarlo on line. Ahora se espera una versión que llegará más adelante con el acompañamiento musical.

“También está la Biblia en formato digital. Un privado ha puesto en la red estos servicios en todos los idiomas. Asimismo en el rito ambrosiano, al que yo pertenezco, el instrumento (on line) existe y puede darse a conocer. Y no existe ningún impedimento conocido”, afirma

“Recuerdo que en la catedral de Vicenza, un arzobispo español vino a celebrar la misa y siguió el texto traducido en su tablet y existen medios también para el transporte del cáliz que el sacerdote lleva consigo para encontrarse con las comunidades”, dice Gasparini.

Existen aplicaciones como iBreviary, Liturgia Diaria Católica o ePrex Liturgia de las Horas. Incluso ya hay ofertas en desarrollo de textos litúrgicos para el reloj Apple Watch.

Aunque el libro y el texto tradicional quedan como primera opción, al mismo tiempo es innegable que un Misal Romano tradicional pesado y poco práctico para transportar no es la elección más práctica para un sacerdote o misionero que viaja en canoa o tiene que subir una montaña para predicar. Claro que la tablet debe tener una buena batería o poder recargarse.

En el blog CyberTeologia, el sacerdote Antonio Spadaro, director de la Civiltá Cattolica e investigador del nexo entre Teología e Internet, ha comentado, ya hace algunos años, una decisión de la Conferencia Episcopal de Nueva Zelanda de no permitir a sus sacerdotes reemplazar el Misal Romano por uno digital en la misa y demás celebraciones litúrgicas.

Spadaro confirma que no hay que olvidar que esta cuestión en el fondo es disciplinar, no es dogmática, por lo tanto los pastores tienen competencia para regular esta materia.

“Pensemos en el Concilio de Trento, que abrazó la tecnología de vanguardia de su tiempo, la imprenta, lo que permitió la creación de editiones typicae, ayudando a crear una liturgia verdaderamente “global”, esto es, uniforme en todas las diócesis y parroquias”, dice Spadaro, y deja la puerta abierta. ¿Cómo la Iglesia, más allá de casos específicos, se confrontará con la tecnología del texto digital?

Lee aquí otro punto de vista diferente

@Koiné, XVII Feria de decoraciones, objetos litúrgicos
Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día