Aleteia

Donald Trump ¿Son todos “bad hombres”?

cfpereda-cc
Comparte
Comenta

Análisis de los indocumentados que ha repatriado a México

Durante el tercero y último debate por la presidencia de Estados Unidos entre Donald Trump y Hillary Clinton, se hizo famosa la frase del actual primer mandatario en el sentido de que la mayoría de los mexicanos indocumentados que viven en su país eran “bad hombres” (sic).

Para el hombre de negocios neoyorquino, “bad hombres” significaba criminales, pandilleros, violadores y narcotraficantes. Por lo que “redujo” la población a deportar de 11 millones de mexicanos indocumentados a 2.5 millones, todos ellos, aseguró el entonces presidente electo, con esa característica: ser “bad hombres”.

El 24 de febrero pasado dijo Trump en conferencia de prensa: “Hay quienes dicen: ‘¡uy, qué pena!’ Estamos sacando a gente mala de este país, gente que no tendría que estar aquí, estamos hablando de drogas, de asesinatos y demás… estamos sacando a gente mala, serán los primeros en irse, y lo dije desde el primer día”.

La mezcolanza de spanglish pudo haber sido una broma en el debate, e incluso, una muestra de alivio para muchos mexicanos indocumentados que se han ganado la vida honradamente en el país del norte; pero se ha convertido en una consigna en los primeros 100 días del mandato de Trump, en los que las autoridades migratorias estadounidenses han deportado, tan solo en el mes de febrero, cerca de 12,000 mexicanos. ¿Son todos “bad hombres”?

La verdad es que no. La cadena de televisión mexicana Televisa ha elaborado un reporte en el que muestra la mayoría de los mexicanos indocumentados que fueron deportados en febrero no eran criminales, indicó un reporte de Televisa.

En el noticiario “Diez en Punto” de esta cadena de televisión que conduce la periodista mexicana Denise Maerker, se informó que del 1 al 26 de febrero de 2017, de los 11,328 mexicanos deportados, solo en 723 casos (6.4 por ciento) se trató de personas acusadas por crímenes como tráfico de drogas, secuestro, violencia o posesión de armas.

Dentro de ese 6.4 por ciento también se incluyen casos de violencia doméstica, posesión de droga, y pequeños delitos. En cuanto al resto, 10,605 personas (93.6 por ciento) fueron deportadas por entrar sin documentos a Estados Unidos, incurrir en faltas administrativas o falsificar documentos. Pero ni pandilleros ni narcotraficantes, tampoco personas que pusieran en riesgo la seguridad interna de Estados Unidos.

Los datos, indicó en el reporte de Maerker, fueron dados por autoridades migratorias mexicanas, ya que en cada deportación las autoridades de Estados Unidos elaboran una ficha explicando el motivo de la expulsión de territorio estadounidense.

Temas de este artículo:
Donald Trumpeeuuinmigracionmexico
Newsletter
Recibe Aleteia cada día