Aleteia

El papel en Forrest Gump que le cambió la vida al actor Gary Sinise

US government work-PD
Comparte
Comenta

Se volcó de lleno en la asistencia de las víctimas de la guerra y vivió un proceso de conversión al catolicismo

Los cinéfilos y no tanto recordarán al personaje del Teniente Dan en Forrest Gump. El salvaje soldado americano estaba destinado a morir en Vietnam cayendo en combate como todos sus antecesores, pero Forrest lo salva milagrosamente, a costa de rescatar antes a su gran amigo Bubba. Dan, lisiado de por vida, es recuperado de una vida turbia por la sencillez de Gump y su perseverancia, y sobre el final de la película logra, en voz de Forrest, hacer la paz con Dios.

Interpretar al Teniente Dan fue un antes y un después en la vida del actor Gary Sinise. No sólo porque le valió una nominación al premio Oscar y le abrió la puerta a otras grandes producciones. Antes del papel del Teniente Dan, Sinise ya venía frecuentando organizaciones que ayudaban a veteranos lisiados de la Guerra de Vietnam. Pero años después de su rol, se volcó de lleno a la asistencia de las víctimas de las guerras, tanto soldados como civiles, descubriendo un fundamento nuevo para él en esa actitud de servicio.

Es que a finales de la década de los 90, dos sucesos impactaron fuertemente en Sinise, y fueron contribuyendo a un renovado y organizado esfuerzo del actor por su causa. En el 2000, y tras una experiencia con un huracán, su mujer se sintió llamada a la Iglesia, y anotó a sus hijos en un colegio católico, y comenzó, llevando a Gary con ella, a asistir a misa en familia. Y en 2001, los atentados del 11 de septiembre sensibilizaron especialmente, a Sinise incluso a través del testimonio del capellán de los bomberos fallecido en servicio en aquella ocasión.

Sinise formalizó sus esfuerzos en su fundación Gary Sinise, y desde ella lideró programas que fueron más allá de la asistencia a los veteranos, como la Operación Niños Internacionales, por las que facilitó durante 9 años miles de donaciones de Estados Unidos para ser entregadas por soldados americanos a niños de las zonas de guerra en la que estén, como Irak o Afganistán. El programa, finalizado en 2013, le valió varios reconocimientos.

El Teniente Dan también dio el nombre al grupo musical con el que desde la Fundación el actor recorre el país buscando concientizar en la necesidad de ayudar en la reinserción de los militares heridos. Se trata de la Gary Sinise & the Lt. Dan Band, con la que el actor ha visitado incluso zonas de guerra animando a los soldados. Para los más damnificados por las heridas de la guerra, tiene programas que les permiten, entre otras cosas, acceder a casas preparadas para que puedan vivir con su discapacidad.

En una entrevista de hace unos años con Catholic Digest Sinise reconocía que para él “es como que todo es parte de lo mismo: el trabajo con los veteranos y el camino como católico. El servicio, la caridad, y todo el sacrificio es una parte muy importante de la fe”.

Si bien durante mucho tiempo acompañó a su familia a misa, recién en 2010 completó los sacramentos de iniciación cristiana, en una ceremonia privada con la que sorprendió a sus más cercanos. Ese año pidió a su esposa, con la que llevan más de 30 años de casados, y sus tres hijos que se pongan buenas ropas, pero sin decirles para qué. Juntos fueron al encuentro del sacerdote con el que se había preparado, y en una ceremonia privada recibió el sacramento de la Confirmación.

La Iglesia ha sido muy importante en la vida de su familia, dijo en una entrevista con los Caballeros de Colón, en 2014, con los que colabora en uno de sus programas. “Muchas cosas vinieron juntas. El tornado, mi carrera comenzaba a despegar en el cine, (…) muchas cosas en nuestras familias. Y a finales de los 90 las cosas comenzaron a mejorar. Y mucho tuvo que ver eso con la conversión de mi esposa. Y eso me llevó a mí a la Iglesia. Y a mi familia. Y la Iglesia se convirtió en un espacio muy reparador y enriquecedor para nosotros”.

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
actorescineconversiontestimonio
Newsletter
Recibe Aleteia cada día