Aleteia

Contra el hambre y el desperdicio de alimentos: el número de “refrigeradores solidarios” crece en Brasil

© N i c o l a
Comparte
Comenta

El proyecto voluntario está garantizando el acceso a la comida de un modo diferente

La idea comenzó en Europa, pero cada vez más está ganando más seguidores en Brasil. El proyecto “Refrigerador Solidario” tiene como objetivo recaudar alimentos que son donados a quien los necesita. Todo al estilo “self-service”.

Funciona así: el voluntario que se adhiere al proyecto pone a disposición un refrigerador en buen estado de conservación e instala el aparato en un punto de fácil acceso, generalmente en las aceras de casas o establecimientos comerciales. Quien quiere donar va al local y deposita el alimento en el ‘refri’. Y quien lo necesita, retira su comida gratuitamente. No es necesario registrarse, ni hay selección social. Aquí, lo que vale es el sentido común para dejar comida para otras personas que no están en condiciones de comprarla.

Cualquier donativo es bienvenido. Pero los voluntarios sugieren que los alimentos donados estén en embalajes cerrados, dentro del plazo de validez y con fecha de fabricación visible. No está permitido poner huevos, carne o pescado crudos. Y lo principal: el refrigerador no acepta bebidas alcohólicas.

En Brasil, hay refrigeradores instalados en varios puntos de las ciudades de San Paulo, Río de Janeiro, Belo Horizonte, Divinópolis, Curitiba, Goiâna, Assis, Campo Grande, Sorocaba, Taubaté, etc. No existe un número exacto de voluntarios vinculados al proyecto, pero es visible el aumento de la cantidad de personas que se adhieren a la iniciativa.

Los refrigeradores pueden quedar abastecidos hasta 24 horas, de acuerdo con el espíritu de solidaridad de quien vive o trabaja cerca de los locales donde se encuentran. Para recaudar alimentos, los voluntarios hacen campañas por Facebook. En un día, el dueño de una panadería donó más de 1.000 panes de queso que fueron la alegría de los necesitados. La buena acción fue conmemorada en las redes sociales.

Una iniciativa que, además de ayudar a quien tiene hambre, despierta el espíritu de solidaridad y evita el desperdicio de alimentos.

Y tú, ¿qué haces para ayudar al prójimo? ¡Cuéntanos!

Lee más sobre el asunto: El frigorífico de la caridad

Newsletter
Recibe Aleteia cada día