Aleteia

Las 5 frases que NUNCA deberías decirle a tu pareja

Gratisography.com/Public Domain
Comparte
Comenta

Y si sueles hacerlo, es hora de cambiar

Hay muchos factores que pueden dañar  un matrimonio: el estrés financiero, la infidelidad, las adiciones… Recuperarse de todo esto implica una considerable cantidad de tiempo y de esfuerzo de ambas partes.

Pero hay una cosa que puede cambiar la calidad de un matrimonio casi al instante: ¿qué palabras usas al hablar con tu cónyuge? Si deseas evitar discusiones, haz un esfuerzo consciente de omitir ciertas frases… Hay frases de las que nos arrepentiremos siempre de haberlas dicho. Entre otras, éstas:

– ‘Siempre’.  ‘Nunca’.

Es una acusación muy seria para el amor de tu vida un “nunca me escuchas” o “Siempre llegas tarde del trabajo”,  porque, en primer lugar, no es cierto. Además, la mayoría de las veces este comentario nace del enojo del momento.

Una mejor manera de expresar tus sentimientos es tomar un gran suspiro y decir “a veces siento que no me escuchas y / o me entiendes. ¿Podemos hablar por algunos minutos? Lo que quiero decir es  realmente importante para mí. Tal vez podamos planear  maneras en las que podemos tener un poco más de tiempo de calidad  en familia”.

– ‘Engordaste?. Te veo más cachetona y la ropa ya no te queda igual que antes’.

Esto es básicamente decir que tu pareja se ve mal e implica insatisfacción con su cuerpo. Nunca digas algo negativo sobre el cuerpo de tu pareja. Algo que ayuda a los esposos es mantenerse como eternos enamorados; ver a la esposa como una eterna novia.

– ‘Si de verdad me quieres, harías…’.

Es una frase frecuente entre enamorados… Normalmente, la emplea él para sugerir una relación sexual. En el caso de una pareja, se está insinuando que tu cónyuge es egoísta. En realidad, es lo opuesto; la persona que está haciendo esta solicitud está siendo egoísta al no considerar los sentimientos de su pareja. ¿Has pensado que lo que estás pidiendo es algo que incomoda a tu pareja? ¿Qué tal si lo que estás pidiendo no entra dentro de su presupuesto? Cuando se trata de las decisiones importantes que afectarán a ambas partes, es mejor si sé deciden en común acuerdo, y no exigir en nombre del amor.

– ‘Ojalá te fueras y no estuvieras aquí’.

Muchos han pecado con esta frase. Tuvieron un fin de semana (o noche, o vacaciones juntos) que no salió como se esperaba, y sienten que distanciarse entre ustedes es la solución. En ciertos casos tomar un respiro y un poco de tiempo para calmar los ánimos y despejar la mente es una buena medida, incluso saludable. Pero decirle a tu pareja que te gustaría que se fuera a otro lugar, o que no quieres estar cerca  de él, le hace daño y lo devalúa como tu pareja y padre/madre de tus hijos. ¿Por qué no decir más bien, “lamento que hemos tenido un par de días juntos difíciles. Tal vez podamos empezar de nuevo mañana”?

– “El esposo de mi amiga siempre… y tú no…’.

Hacer comparaciones es odioso; causa resentimientos  de insuficiencia. Recuerda siempre la frase: “escoge a tu pareja y ama tu elección”. Esto no significa que tengas que soportar todos sus malos hábitos, pero recuerda que la manera en la que te diriges a tu pareja le hace sentir seguro emocionalmente y que tan valorado es en la relación.  No es conveniente hacer comparaciones porque cada persona es diferente de la otra: una tendrá unas cualidades, la otra, otras; cada uno tiene sus defectos como los puede tener también el otro.

Éstas son solo unas de esas frases inoportunas, imprudentes, que pronunciamos en un momento de cólera, de disgusto; si por caso las empleamos alguna vez, será el momento de pedir una excusa, perdón. F. Burton Howard  decía del matrimonio: “si quieres que algo dure para siempre, cuídalo como un tesoro”.  

Ricardo Búlmez añade: “cuida no lo que es seguro, tu familia por ejemplo; cuida lo que es inseguro, la pareja, ciertamente”. Y lo explica así: “¿has oído decir a alguien ‘allí va tu ex-padre, o tu ex-hijo? No. Pero sí has oído decir ‘ahí va tu ex-esposa, o tu ex-esposo’. Por tanto, lo más inseguro es tu pareja. Cuídala como a una flor”.

Artículo publicado originalmente en Por tu Matrimonio

Temas de este artículo:
amor de parejamatrimonio
Newsletter
Recibe Aleteia cada día