Aleteia

El infierno de los niños y adolescentes sin papeles

BULENT KILIC / AFP
A man kisses his wife as she holds their children just after their arrival on the Greek island of Lesbos after crossing the Aegean Sea from Turkey on November 19, 2015. Hundreds of thousands of migrants fleeing conflict and poverty across the Mediterranean have travelled up from Greece through the Balkans this year, aiming to start new lives in more prosperous northern European countries. But officials in Balkan countries at the heart of the migrant route said Thursday that they were restricting the crossings of economic migrants and allowing in only those fleeing conflict. AFP PHOTO/BULENT KILIC / AFP PHOTO / BULENT KILIC
Comparte
Comenta

La Iglesia quiere hacer visible el drama de los menores migrantes: vulnerables y sin voz

“Con 15 años, fue traída a España engañada desde Bucarest. Su destino era ejercer la prostitución chantajeada por una red de trata también rumana. Así recoge la sentencia judicial 34/2015 su martirio: “En reiteradas ocasiones, manifestó a los acusados su deseo de no continuar con el ejercicio de la prostitución a que la obligaban. Para doblegar su voluntad, el acusado la agredía golpeándola con un cable en los brazos, las piernas y la espalda, así como con puñetazos en la cara, lo que la ocasionó lesiones visibles que la obligaron a permanecer en la vivienda durante tres días, tiempo en el que en todo momento era controlada”.

Así comienza Miguel Ángel Malavia, en la Revista Vida Nueva un estremecedor relato sobre cómo las mafias de tráfico de personas actúan en España y cómo éste país se ha convertido en una ratonera para los menores inmigrantes.

El caso de esta joven es demoledor. En el reportaje de Vida Nueva se muestran los detalles de su escabroso castigo. Una manera de mostrar al resto de mujeres explotadas las consecuencias de intentar huir: “El acusado la azotó repetidamente con un cable doblado en dos por todo el cuerpo, propinándole puñetazos en toda la cara y clavándole lentamente la punta de un cuchillo en diversas partes de su cuerpo, como cuello, piernas y manos, golpeándola también con una barra de hierro en ambos brazos. Asimismo, le realizó un tatuaje en la cara interna de su muñeca derecha, consistente en un código de barras. (…) Con una máquina de afeitar, le rasuró el cuero cabelludo y las cejas, y le pulverizó harina en el rostro con un secador de pelo, mientras se reía. A continuación, le colocó una peluca de color rojo, le golpeó la cara con guantes de boxeo y le roció la cara con un spray. (…)”

Artículo de Miguel Ángel Malavia en Vida Nueva

Menores migrantes vulnerables y sin voz

Este domingo, 15 de enero se celebra la Jornada Mundial del emigrante y del refugiado con el lema, “Menores migrantes vulnerables y sin voz. Reto y esperanza”. Son muchas las historias de mujeres que viven en silencio las mafias, el contrabando de personas y la vulneración de sus derechos. Son personas sin voz, migrantes y refugiados que buscan un mundo mejor y lo que se encuentran es un auténtico infierno.

El papa Francisco, en su mensaje para esta jornada quiere poner el foco en todos los que sufren esta violencia: “son menores, extranjeros e indefensos… Ellos quienes más sufren las graves consecuencias de la emigración, casi siempre causada por la violencia, la miseria y las condiciones ambientales, factores a los que hay que añadir la globalización en sus aspectos negativos.”

Menores y prostitución

Una realidad aparentemente invisible con la que se convive en las grandes ciudades europeas: “Muchos menores migrantes que llegaron a la Europa enriquecida se ven forzados a vender sus cuerpos para pagar las deudas que contrajeron con los traficantes de personas para llegar a Europa. Escenas que se repiten en muchos lugares de las principales ciudades como Roma, Madrid, Berlín, etc”, explican desde Solidaridad.net

Newsletter
Recibe Aleteia cada día