Guía básica para entender el cine de zombis

Los hombres sin alma que se devoran unos a otros, ¿una crítica - terrorífica - a la sociedad actual?

El estreno de Train to Busan vuelve a poner en la primera línea de la actualidad el cine de muertos vivientes. Repasamos las principales y más importante aportaciones del género para comprender cómo hemos llegado hasta una cinta como la que se acaba de estrenar.

 

La legión de los hombres sin alma. Victor Halpering. 1932

A pesar de que existe algún título furtivo previo, este film de Victor Halpering es, oficialmente, la primera película de zombis de la historia. En ella, un Bela Lugosi que daba sus primeros pasos en su lenta y agónica decadencia era un tirano que dominaba a una muchedumbre de hombres sin alma para llevar a cabo sus siniestro propósitos. No es muy buena, solo es pura arqueología.

 

Yo anduve con un zombi. Jacques Tourneur. (1943)

Primera gran película de temática Zombi por varias razones. La primera por sea y a aproximación al tema moderadamente realista pero sobre todo elegante y sutil. Jacques Tourneur filmó una de sus abundantes obras maestras para el productor Val Lewton quien, prácticamente incentivaría el invento del terror psicológico con su fabulosa serie de películas de terror para la RKO.

 

 

La noche de los muertos vivientes. George A. Romero (1968)

Punto y aparte en el género. Un grupo de amigos le dieron la vuelta al tema de los zombis en sus ratos libres convirtiendo a meras marionetas de un brujo hipnotizador en seres monstruosos sedientos de carne humana. Sorprendió y sorprende su textura, su aspecto casi incómodo de contemplar pero sobre todo sus nihilista visión del hombre sin esperanzas a las que agarrarse. Obra maestra.

 

 

El regreso de los muertos vivientes. Dan O´Bannon (1985)

De toda la basura que generó el film de Romero se salvan muy pocas, y esta cinta de Dan O’Bannon es,  sin duda, una de ellas. Se supone que es la secuela oficial de La noche de los muertos vivientes; detrás de ella estaba John Russo, guionista del film original que se peleó con Romero y se quedó con los derechos de la película. Sin embargo, los logros son de O’Bannon, que supo darle una vuelta al tema, tomárselo a guasa y filmar una cinta realmente divertida.

 

 

28 días después. Danny Boyle (2002)

Mejor o peor película, lo cierto es que reavivo un subgénero que estaba muerto. Aunque es una película de zombis en toda regla, Danny Boyle se apartó todo lo que pudo del género: aquí no se habla de muertos vivientes sino de infectados por el virus de la ira, y aquí los zombis/infectados corren que se las pelan. No es ninguna obra maestra pero descubrió a una generación entera el subgénero de los zombis.

 

 

Zombies Party. Edgar Wright (2004)

Probablemente la última gran parodia de la historia del cine. Conocía el género pero también lo respetaba. Zombies Party es esencialmente una película de muertos vivientes confeccionada al dictado del clásico de Romero y solo la ineptitud de sus protagonistas la torna comedia. Pieza fundacional de la llamada “trilogía del corneto”, completada con Arma fatal y Bienvenidos al fin del mundo. Magistral.

 

 

Guerra Mundial Z. Marc Foster (2013)

Independientemente de que sea mejor o peor lo cierto es que Guerra Mundial Z pasará a la historia del cine por ser la primera película de gran presupuesto hecha en Hollywood sobre zombis. Con una estrella como Brad Pitt al frente, (además de protagonizarla, la producía) el film tiene su mayor a hallazgo en la verosimilitud del momento y en mostrar a los zombis como alimañas en camaradas como insectos.

 

Este artículo tiene los tags: