Aleteia

Por ley, todos los franceses son donantes de órganos, salvo cuando se nieguen

© Juanedc / Flickr / CC
Parejas
Comparte
Comenta

La ley, que entró apenas en vigencia este primero de enero, convierte a todos los ciudadanos en donantes de órganos y tejidos, a menos que se registren como no-donantes

Contrario a lo que las legislaciones de las mayorías de los países del mundo establecen, en Francia ha entrado en vigencia este pasado primero de enero una ley que convierte a todos los ciudadanos franceses en donantes de órganos y tejidos, a no ser que la persona se retire voluntaria y legalmente (a través de un registro, el llamado “Registro Nacional de Rechazo”) del programa de donaciones.

Hasta la fecha, los órganos y tejidos de la persona fallecida eran considerados para donación si y sólo si, en vida, la persona había expresado su deseo de donar sus órganos, o si, tras su deceso, los familiares expresaban su acuerdo con la donación. Ahora, en Francia, el proceso será el inverso.

 

Para saber más: ¿Qué dice la Iglesia sobre la donación de órganos?

Según se lee en el artículo publicado por The Guardian, la agencia francesa de biomedicina escribió en su página web que “en nombre de la solidaridad nacional, se ha elegido el principio de presunción de consentimiento (…) La ley dice que todos somos donantes de órganos y tejidos, a menos que hayamos expresado nuestra negativa”, añadiendo el propio nombre al Registro Nacional de Rechazo.

Según las estadísticas, cerca de un tercio de franceses suelen negarse a acceder a la donación de los órganos de sus personas queridas fallecidas. Ahora, al momento del deceso, los médicos consultarán el registro, lo mismo que a los familiares, antes de proceder.

Para leer el texto completo de la noticia publicada por The Guardian (en inglés), puede hacer clic aquí.

Temas de este artículo:
donacionesfranciamedicina
Newsletter
Recibe Aleteia cada día