Aleteia

Games 2 Winter, el Concurso Ruso en el que “todo está permitido”

game2winter.ru
Comparte
Comenta

Curioso que fuese precisamente un ruso el que dijera que si Dios no existe, eso es justo lo que sucede...

Este es el nuevo concurso reality que ha propuesto la televisión rusa: 30 personas de ambos sexos que tendrán que sobrevivir durante nueve meses en las gélidas tierras siberianas. Se trata de un concurso sobre supervivencia extrema que está a años luz de las cálidas islas remotas a las que nos tenían acostumbrados otras televisiones. Ahora los concursantes se internarán en un territorio poblado de osos y de manadas de lobos en el que tendrán que soportar temperaturas de hasta 40 grados bajo cero. La muerte de algún concursante se considera, sencillamente, una posibilidad que seguramente suceda en algún momento.

Con todo, lo más sorprendente no son las situaciones extremas que tendrán que afrontar los concursantes, sino las reglas del juego, que fueron explicadas a la prensa por el empresario televisivo Yevgeny Pyatkovsky. Serio, con una mirada firme y orgullosa que recuerda el porte de los espías soviéticos de las películas de los setenta, las comentó de una manera sucinta pero eficaz: “está permitido todo”.

¿Todo? “La lucha entre concursantes, el alcohol, el asesinato, las violaciones… cualquier cosa.” Y todo será grabado por más de dos mil cámaras fijas y presentado a los espectadores. Espectadores no sólo rusos, porque está prevista la emisión a través de Internet durante veinticuatro horas al día los siete días de la semana y para todo el mundo.

Se proporcionará a los concursantes una formación en técnicas de supervivencia similar a la que reciben los miembros de las Spetsnaz o Fuerzas Especiales Rusas y material básico para afrontar el desafío. En el kit se incluye un cuchillo, pero ninguna arma de fuego. Ahora bien, a partir del momento en el que penetren en los bosques siberianos o se pierdan en el horizonte de la tundra estarán completamente solos.

¿Qué sucederá si alguno de los concursantes enferma o está herido? Podrán solicitar ayuda, pero el equipo médico tardará en llegar un mínimo de 30 minutos, dependiendo de las inclemencias del tiempo. Una verdadera locura.

Eso sí: todos los integrantes del grupo firmarán una exención de responsabilidad para la productora, que incluye la muerte y los daños que puedan sufrir por parte del entorno, de los animales salvajes o de otros participantes. Si dentro de las 900 hectáreas reservadas para este evento se producen crímenes, abusos o cualquier otro tipo de delitos no será un problema de los organizadores, sino que el infractor se las tendrá que ver directamente con la policía rusa.

Pero lo más alocado es la forma en la que se seleccionará a los participantes: son ellos los que pagarán por vivir dentro de este reality, y no poco: 10 millones de rublos (aproximadamente 165.000 dólares) para los que deseen asegurarse el puesto, aunque si quedan huecos libres los que no puedan gastarse tamaña cantidad pueden depositar sus esperanzar en una votación on-line.

La propuesta, junto al premio de más de un millón y medio de dólares para el ganador, ha atraído a más interesados de los que seguramente usted imaginaría, como puede comprobar en la página web del proyecto. Algunos de ellos tienen formación militar y todos parecen listos para medir sus fuerzas con el primer oso que se cruce en su camino.

Cabe preguntarse si hemos ido lo más lejos posible en este tipo de espectáculos visuales, cuya base consiste en alimentar las partes más oscuras del alma humana. ¿Responderá el público ante este producto de televisión basura? ¿Se llenarán las redes de seguidores acérrimos del programa? Me temo que así será, porque la novedad y el morbo que puede provocar este tipo de emisiones televisivas suele congregar a personas de todas las nacionalidades.

“Todo está permitido”… curiosa frase. La misma que puso Dostoievski en la boca de Iván Karamazov: “Si Dios no existe, si el alma no es inmortal, todo está permitido”. Game 2 Winter no se diferenciará tanto de los juegos que celebraban los romanos en sus Coliseos y en los que los gladiadores se enfrentaban entre sí y con las fieras. Es lo que cabe esperar de un mundo pagano: que se haya perdido toda referencia, todo norte y todo criterio, por lo que no haya razones válidas que permitan comprender qué significa decir que algo “está mal”. Los cristianos sí tenemos esas razones y las hemos contrastado en la experiencia. ¿Creen que Cristo no tiene que ver con la vida? Les aseguro que lo cambia todo y, más que nada, a cada uno de nosotros.

Temas de este artículo:
rusiasupervivenciatelevision
Newsletter
Recibe Aleteia cada día