Aleteia

Francisco: estoy cerca del pueblo turco, basta de terrorismo

Comparte
Comenta

«Desgraciadamente, la violencia también ha golpeado en esta noche de felicitaciones y de esperanza. Con profundo color expreso mi cercanía al pueblo turco». Lo dijo Papa Francisco durante el Ángelus, el primero de este nuevo año, al comentar, frente a 50 mil fieles reunidos, lo que sucedió ayer por la noche en Estambul. Además garantizó sus oraciones por todas las víctimas y familiares. El Papa también aseguró su apoyo «a todos los hombres de buena voluntad que trabajan» contra el terrorismo y contra esta «mancha de sangre» que arroja sombras y desconsuelo.

La paz, observó el Pontífice argentino, se construye diciendo «“no”, con los hechos, al odio y a la violencia, y “sí” a la fraternidad y a a reconciliación». «Queridos hermanos y hermanas, ¡feliz año nuevo!», dijo Bergoglio después de la oración mariana. «Y el año será bueno en la medida en la que cada uno de nosotros, con la ayuda de Dios, trate de hacer el bien día a día».

El Papa también quiso recordar que «hace 50 años, el Beato Papa Pablo VI comenzó a celebrar en esta fecha la Jornada Mundial de la Paz, para fortalecer el compromiso común de construir un mundo pacífico y fraterno. En el Mensaje de este año he propuesto asumir la no violencia como estilo de una política para la paz».

 
«Expreso mi reconocimiento por todas las iniciativas de oración y de compromiso por la pa —añadió Papa Francisco— que se llevan a cabo hoy en el mundo. Recuerdo en particular la marcha nacional de ayer en la noche en Boloña, promovida por la CEI, la Caritas, Acción Católica y Paz Christi, con el apoyo de la diócesis y del ayuntamiento de Boloña. Saludo a los que participan en la manifestación “Paz en todas las tierras”, promovidas por la Comunità de Sant’Egidio. ¡Gracias por su presencia y su testimonio!», concluyó.

Francisco también agradeció a Sergio Mattarella, Presidente de Italia: «Deseo agradecer al Presidente de la República Italiana por las expresiones de felicitación que me dirigió ayer por la noche, durante su mensaje a la nación».

Antes de recitar el Ángelus, el Pontífice volvió a reflexionar sobre la figura de la Virgen, en el día en el que la Iglesia celebra la solemnidad de María Santísima Madre de Dios: «La visita de los pastores le ofrece la ocasión para captar algún elemento de la voluntad de Dios que se manifiesta en la presencia de estas personas humildes y pobres. María sigue atentamente esta visita de los pastores – afirmó el Papa – porque ya entre ve en ellos el movimiento de la salvación que surge de la obra de Jesús, y se adecua para todo pedido del Señor». Dios pide a María, recordó, «no solo ser la Madre de su Hijo unigénito, sino también de cooperar con el Hijo y por el Hijo en el plan de salvación, para que en ella y a través de ella, humilde sierva, se cumpla las grandes obras de la misericordia divina».

Al final, como acostumbra, Francisco pidió a los fieles que no se olvidaran de rezar por él. 

Newsletter
Recibe Aleteia cada día