Aleteia

“Suicidio asistido” legalizado en la capital de Estados Unidos

Comparte
Comenta

El Congreso tiene 30 días para revisar la ley aprobada por la alcaldesa Muriel Browser

Mientras todos los ojos se centran en la transición de Trump, el Congreso de Estados Unidos está revisando una nueva ley que permitiría a los residentes de Washington D. C. quitarse la vida.

El lunes 19 de diciembre, la alcaldesa de la capital, Muriel E. Bowser, aprobaba la legislación que formalizaba el suicidio asistido, tras lo cual la ley fue remitida al Capitolio para un periodo de revisión de 30 días. De ser aprobada entonces, la ley podría entrar en vigor el próximo octubre, convirtiendo así a Washington capital en la séptima jurisdicción estadounidense que permite a pacientes enfermos poner fin legalmente a sus vidas.

Algunos opositores locales a la ley han prometido ejercer presión sobre el Congreso, de mayoría republicana, para que hagan uso de su poder ─rara vez invocado─ para vetar leyes de la capital, según ha informado The Washington Post.

La legislación, patrocinada por la demócrata Mary Cheh, miembro del Consejo, permite a los médicos prescribir medicamentos letales a pacientes con una esperanza de vida menor a seis meses. Los pacientes habrían de hacer dos peticiones en un periodo de dos semanas e ingerir los medicamentos ellos mismos.

Se albergan profundas reservas sobre esta ley, dentro incluso de la administración de la propia alcaldesa. LaQuandra Nesbitt, directora del área de sanidad del equipo de la alcaldesa, expresó una serie de inconvenientes sobre la propuesta de ley cuando declaró ante el Consejo el año pasado, entre los que incluía las consideraciones de grupos médicos profesionales que percibían el suicidio asistido como una violación del juramento hipocrático de no causar daño, según The Washington Post.

La aprobación de la alcaldesa avanza al mismo tiempo que la Asociación Psiquiátrica Americana (APA) publicaba una condena frontal al suicidio asistido por médicos.

Pero algunos legisladores no tienen tantas reservas. Según recogía The Washington Post:

La demócrata Eleanor Holmes, delegada del Congreso por el Distrito de Columbia, ha prometido proteger la ley de cualquier interferencia del Congreso. Ningún miembro del Congreso se ha opuesto públicamente todavía a la ley, y un portavoz del representante Jason Chaffetz (republicano por Utah), que dirige el comité con jurisdicción sobre las leyes del Distrito de Columbia, dijo que no haría comentarios sobre la legisladora.

The Washington Post señaló también que las encuestas nacionales muestran que los afroamericanos son más propensos a oponerse a la legislación por el suicidio asistido. Esta comunidad supone prácticamente la mitad de la población de Washington D. C.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día