Aleteia

Condenados por abusos sexuales tres sacerdotes salvadoreños

Ben Akada | Getty Images
Comparte
Comenta

"Es duro pero esto nos hará madurar, nos hará crecer"

Tras un corto juicio eclesiástico, los sacerdotes salvadoreños Jesús Delgado, Antonio Molina Nieto y Francisco Gálvez ya no podrán desempeñar ninguna labor ministerial, pues han sido encontrados culpables de abuso sexual en contra de menores por los tribunales de la Iglesia católica.

La noticia fue dada a conocer el pasado 16 de diciembre por el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas. El prelado salvadoreño indicó que el Vaticano encontró culpables a los tres clérigos, con base en el canon 292 del Código de Derecho Canónico y en disposiciones del papa Francisco.

“Han concluido los procesos penales eclesiásticos en contra de los sacerdotes de esta arquidiócesis acusados de abuso sexual… tristemente los tres procesados fueron encontrados culpables en sus respectivos juicios por lo que en los tres casos se impuso pena de dimisión del estado clerical”, dice un comunicado firmado por Escobar Alas.

Hay que recordar que la pena de “dimisión del estado clerical” es la máxima pena que impone la Iglesia en estos casos, lo cual implica que ya no podrán ejercer ningún oficio o función sacerdotal. En adelante, los tres quedaron a disposición de la justicia civil salvadoreña para responder por los hechos que se les imputan.

En defensa de los más débiles

El arzobispo Escobar Alas afirmó, en rueda de prensa, que “por el momento los tribunales eclesiásticos no tienen otra investigación sobre casos de abuso sexual cometidos por clérigos” en ese pequeño país centroamericano.

“Lo que significan las resoluciones de la Santa Sede en estos tres casos de los sacerdotes de esta arquidiócesis, es la preocupación de la Iglesia por el bien de los niños y de las niñas, es el sentir de la Iglesia como madre amorosa, como ha dicho el Papa, en defensa de los más débiles, es que la Iglesia está con las víctimas”, manifestó el prelado, durante su comparecencia ante los medios de comunicación.

“El papa Francisco ha afirmado: como una madre amorosa la Iglesia ama a todos sus hijos. Pero cuida y protege con afecto particular a los más pequeños e indefensos, se trata de una tarea que Cristo confía a toda la comunidad cristiana en conjunto. Con la conciencia de esto, la Iglesia dedica una atención vigilante a la protección de los niños y de los adultos vulnerables”, sostuvo.

Escobar Alas señaló que las resoluciones ya fueron comunicadas a cada uno de los tres mencionados, así como a las víctimas.

Los tres casos comprobados

El primero de estos tres casos sobre abuso sexual dados a conocer por la Iglesia fue el del sacerdote Jesús Delgado, entonces vicario de la arquidiócesis de San Salvador, el 26 de noviembre de 2015. Fue suspendido de su cargo tras una denuncia por abuso sexual contra una menor, que en la actualidad tiene 42 años, entre los 9 y los 17 años de edad. El propio Delgado asumió su culpa.

El segundo caso, en octubre de 2015, fue Francisco Gálvez, encargado de la parroquia Nuestra Señora del Rosario, en Rosario de Mora, al sur de San Salvador sobre quien pesaban cinco denuncias en su contra, sin embargo se había declarado inocente de todo cargo.

El tercer caso es el sacerdote José Antonio Molina Nieto, quien tenía a cargo la iglesia Santa Cruz de Roma, en Panchimalco, suspendido desde el 15 de febrero, indicó en su momento el arzobispo de San Salvador.

La parroquia fue entregada por Escobar Alas al sacerdote Melvin Romero Cañas. “Se sigue el juicio penal canónico correspondiente, de acuerdo con los protocolos propios para estos casos”, señaló Escobar Alas en su momento.

Los casos surgieron a partir de que el arzobispado abriera una oficina para recibir denuncias de presuntos abusos contra menores de edad.

“Cero tolerancia”

La Iglesia en El Salvador, en concordancia con la instrucción que han dado los últimos papas, en especial Francisco, ha señalado abiertamente que “no será tolerante” ante casos de abuso sexual por parte de sacerdotes.

“Quiero dejar bien claro que nuestra arquidiócesis no va a tolerar ningún caso de abuso sexual de menores por parte de los clérigos. Nuestra norma de acción ante todo abuso sexual de menores es: ‘cero tolerancia’, sin excepción alguna”, dijo en su momento el arzobispo de San Salvador.

La resolución, a juicio de Escobar Alas, implica “poner en práctica la disposición del Papa, que tantas veces ha repetido, de cero tolerancia”.

“Por supuesto que es un paso adelante; es duro pero esto nos hará madurar, nos hará crecer. Espero que haya una actitud madura de parte de todos para ver la bondad de esta situación”, consideró el mitrado salvadoreño.

Y dijo finalmente que “después de todo, la Iglesia actúa así por el bien, en primer lugar de las víctimas, pero también por los victimarios, en cuanto que hay un deseo que se conviertan. La Iglesia quiere la salvación de todos”.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día