Aleteia

La mujer, durante el embarazo, se vuelve más inteligente

© Lithiumphoto / SHUTTERSTOCK
Comparte
Comenta

El cerebro de la embarazada cambia, literalmente

Veinticinco mujeres gestantes fueron incluidas recientemente en un estudio, publicado en la revista Nature Neuroscience, que procuraba monitorear cambios cerebrales durante el embarazo. A todas se les hicieron resonancias magnéticas antes de quedar embarazadas y después del parto. Además, se hicieron resonancias también a otras veinte mujeres y hombres que nunca habían tenido hijos.

Los resultados son, por decir lo mínimo, sorprendentes: en las mujeres que habían tenido hijos se detectó una disminución de la materia gris que indica una serie de adaptaciones cerebrales que permitirían a la madre establecer conexiones más empáticas con su hijo, como anticipar posibles amenazas del entorno e interpretar los estados de ánimo del bebé, según se lee en el artículo publicado por Miguel Ángel Criado en El País, de España.

Esta disminución de la sustancia gris, monitoreada a través de estos procesos de resonancia magnética, no significa, para nada, una “pérdida” de la materia gris. De hecho, la palabra técnica es “retirada”, e implica una optimización de la eficacia cognitiva. Es decir, que esta “retirada” de la sustancia gris es, contrario a lo que se podría pensar, una mejoría.

Como lo explica el investigador de la Universidad Autónoma de Barcelona Óscar Villaroya en el artículo publicado por El País, “a mayor eficacia cognitiva, menos sustancia gris. Es lo que llamamos poda adaptativa”.

Es algo semejante a lo que sucede en la adolescencia: los niños tienen más materia gris que los adolescentes, porque estos últimos, durante este proceso, establecen otras conexiones neuronales.

Esta retirada de la materia gris, en el caso de las mujeres que han dado a luz, se da especialmente en la zona cerebral asociada con la cognición social; esto es, en el área del cerebro asociada con la empatía.

Para leer el artículo completo en El País de España, puede hacer clic aquí.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día