Sociedad

La “Liga de la Alegría”: Jóvenes unidos para cambiar el mundo

Héroes de carne y hueso que asumen la misión de trabajar por los más desfavorecidos

La “Liga de la Alegría”: Jóvenes unidos para cambiar el mundo

Facebook-La Liga de la Alegría

Durante los días de la novena son muchas las personas que organizan distintas campañas navideñas con intención de llevar esperanza a niños y familias de bajos recursos.

Los tiempos de Adviento y Navidad se convierten entonces en perfecta ocasión para vivir la solidaridad con quien no tiene la posibilidad de alegrarse con un regalo y disfrutar de una rica cena.

La “Liga de la Alegría” es un equipo de amigos que se formó porque descubrieron una misión común: luchar como súper héroes por cambiar el mundo y poder combatir a los villanos del mundo actual renovando los corazones. Hace tres años se reunieron con la primera misión de llevar el mensaje de la Navidad a niños y ancianos.

José Alejando León Montoya, iniciador de esta obra, ha querido compartir con Aleteia su experiencia de trabajar en la Liga. Él nació en Medellín (Colombia) y a sus 30 años ejerce la profesión de ingeniero electricista. A pesar de las muchas horas dedicadas a su responsabilidad laboral, no se pierde la oportunidad de asumir cada misión de la Liga con entusiasmo y espíritu alegre.

Para ser héroe necesitas de los demás

Muchos recordarán a la “Liga de la Justicia”, aquellos famosos superhéroes que se unieron para cumplir con éxito la misión de combatir una invasión de villanos de otros planetas.

Parecida es esta Liga de la Alegría. Todos los años se convocan jóvenes que quieren unirse a asumir la misión de cambiar el mundo.

“La idea de crear la Liga de la Alegría nace de las ganas de disfrutar y compartir entre amigos, conocidos y familiares en distintos lugares viviendo la solidaridad con quienes más lo necesitan. Se trata de una iniciativa que busca dignificar a las personas a través de los valores”, dice Alejandro.

Es por ello que cualquier época del año es perfecta para lanzar una misión y especialmente en Navidad. Se tiene pensado realizar campañas escolares, brigadas de salud, asesorías legales; todo en favor de aquellas personas que son vulneradas en sus derechos y que no tienen los recursos para tener una vida digna. Alejandro comparte su sueño: “A mediano plazo queremos llegar a muchas personas y en un futuro no muy lejano ser una fundación de héroes, en la que se capaciten a los jóvenes para asumir con mayor protagonismo su papel en la sociedad.”

Ser héroe es una responsabilidad

Felipe García, quien comparte esta misión desde hace tres años con Alejandro, cuenta que ser parte de este proyecto le ha permitido descubrir quién es verdaderamente, pues ama compartir con quien lo necesita.

“Es una responsabilidad y un orgullo ver cómo crece el proyecto y cómo cada vez personas nuevas se suman a esta noble causa”, indicó.

Este joven odontólogo de 25 años es conocido por sus amigos por su espíritu lúdico y por ser capaz de arrancarles sonrisas a niños y ancianos. “Trabajar con niños para mi es tener la oportunidad de dar una ilusión. Es dejarse contagiar de la ternura y la inocencia.”

Pipe junto con Alejandro y otros compañeros acompañan a los voluntarios en las reuniones de planeación y en las visitas que se organizan.

“Esto también es una responsabilidad porque exige ser coherentes y entregarlo todo y un poquito más”, dice Felipe.

De esta manera, en esta Navidad muchos niños han sido testigos de cómo los famosos héroes se han arrodillado frente al pesebre para adorar a Dios que quiso hacerse niño para salvar el mundo.

 

 

Publicidad
Publicidad