Noticias

La tierra volvió a temblar en Ecuador y dejó tres muertos y 47 heridos

Unas 700 familias sufrieron la pérdida parcial o total de sus casas; el plan para los damnificados ya está en marcha

La tierra volvió a temblar en Ecuador y dejó tres muertos y 47 heridos

Photo Ricardo Landeta / ACGEcuador

“Es un milagro que no haya más pérdidas de vidas humanas”, escribió este lunes el presidente de Ecuador, Rafael Correa, a través de su cuenta Twitter.

Es que cuando aún muchas familias de las regiones costeras de Ecuador aún siguen recuperándose por los daños ocasionados por el devastador sismo de 7.8 grados en la escala de Ricther de abril de este año, la tierra volvió a temblar este lunes en Ecuador –esta vez con una intensidad de 5.7 grados- y dejó como consecuencia tres fallecidos, 47 heridos y varias estructuras colapsadas.

Al igual que la vez anterior, Esmeraldas fue una de las zonas más afectadas y el epicentro se dio frente a las costas de Atacames, a cinco kilómetros de profundidad en el Océano Pacífico, informa El Comercio de Ecuador.

Los tres fallecidos, todos mayores de 60 años, no murieron por acción directa del sismo, sino por causa de un infarto cardíaco a raíz de la impresión ocasionada por el fuerte temblor.

Correa recorrió las zonas afectadas y reconoció que los daños ocasionados fueron más graves de los previstos. Casi 700 familias sufrieron la pérdida parcial o total de sus familias y tuvieron que ser alojadas en carpas.

En total fueron 70 infraestructuras las afectadas, 10 colapsaron, ente ellos tres hoteles en Atacames y Tonsupa, prosigue El Comercio.

“Hemos perdido la inversión de 30 años en pocos segundos”, contó a ese medio Francisco Zambrano, dueño del hostal El Encuentro que además tenía en su planta baja un restaurante y una dispensa. Como el sismo se produjo en la madrugada logró salir justo a tiempo del lugar mientras dormían.

Debido a esto el presidente ecuatoriano también ordenó inspeccionar la infraestructura hotelera para verificar si cumplieron con las normas de construcción.

“En el terremoto de abril perdieron la vida muchas personas por la mala calidad constructiva. Esto ya no puede pasar, se debe llegar a los responsables de las malas construcciones para que respondan y eso se ha pedido a la Fiscalía”, aseguró Correa.

Además de las estructuras colapsadas varios centros educativos también fueron perjudicados, algo que generó la suspensión momentánea de las clases. En cuanto a los servicios básicos, como luz eléctrica y agua potable, ya fueron restablecidos en la zona.

Mientras tanto, desde el gobierno ya se anunció un nuevo plan para atender a los damnificados por este terremoto en una zona donde el turismo forma parte de sus actividades más importantes, por lo que gran parte de las reservaciones para las fiestas de Navidad y Año Nuevo ya fueron canceladas.

De momento, lo único que resta es la oración por las víctimas y los afectados, tal cual expresó el vocero de la Arquidiócesis de Guayaquil, César Piechestein, en su cuenta Twitter.   

Publicidad
Publicidad