Papa

China: El Vaticano no prohíbe asistir a la Asamblea de los representantes católicos

El encuentro de los obispos asignará los cargos de la Asociación Patriótica y del Consejo Episcopal

“Con respecto a la Novena Asamblea —de los representantes católicos chinos,ndr.— la Santa Sede espera juzgar con base en hechos comprobados”. Mientras tanto, en relación con las ordenaciones episcopales con la participación de un obispo ilegítimo, Paolo Lei Shiyin, el Vaticano “comprende y comparte el dolor” de los católicos chinos, pero no se refirió a la excomunión del mismo obispo “cuya posición canónica sigue siendo estudiada en la Sede Apostólica”.

Es significativa la declaración que escribió el director de la Sala de Prensa vaticana Greg Burke, explicando la postura de la Santa Sede sobre los más recientes sucesos en la Iglesia china, mientras continúan los encuentros y las negociaciones para llegar a un acuerdo con las autoridades de Pekín sobre el nombramiento de los obispos.

“Algunos periodistas —se lee en la nota vaticana— preguntaron cuál era el pensamiento de la Santa Sede sobre las recientes ordenaciones episcopales en Chengdu y en Xichang, así como sobre la Novena Asamblea de los Representantes Católicos Chinos, que según noticias se debería llevar a cabo en el mes corriente de diciembre”.

“Es conocida desde hace tiempo la postura de la Santa Sede sobre estos dos tipos de eventos —continúa la declaración— que implican aspectos de la doctrina y de la disciplina de la Iglesia. La presencia, en las dos antes dichas ordenaciones episcopales, de un obispo, cuya posición canónica sigue siendo estudiada en la Sede Apostólica después de su ordenación ilegítima, ha creado disgusto entre los interesados y turbación en los católicos chinos. La Santa Sede comprende y comparte este dolor”.

“En relación con la Novena Asamblea, la Santa Sede espera juzgar con base en hechos comprobados. Mientras tanto, está segura de que todos los católicos en China esperan trepidantes señales positivas, que los ayuden a tener confianza en el delego entre las Autoridades civiles y la Santa Sede y a esperar un futuro de unidad y armonía”.

Entonces, en la primera declaración pública del Vaticano después de las ordenaciones episcopales en Chengdu y Xichang, ambas concordadas con Roma, pero en las que participó el obispo ilegítimo Lei Shiyin, se expresa comprensión por el dolor y cercanía a los fieles del país.

En cuanto a la Asamblea de los Representantes Católicos, que asignará los cargos de la Asociación Patriótica y del Consejo episcopal (órganos no reconocidos por la Santa Sede), el comunicado se limita a tomar nota y espera a tener información sobre el desarrollo de los trabajos. Pero no indicó que los obispos no podrán participar en ella.

Por Andrea Tornielli

Publicidad
Publicidad