Aleteia

Papa Francisco habla del miedo a la vejez

This handout picture released by the Vatican press office shows Pope Francis (L) holding the hand of Pope Emeritus Benedict XVI during a celebration to mark the 65th anniversary of his ordination on June 28, 2016 at the Vatican. Three years after he became the first pope to retire in seven centuries, the 89-year-old German confounded rumours that his health was failing by standing for nearly ten minutes as he spoke in a clearly audible, steady voice in a mixture of Italian and Latin. / AFP PHOTO / OSSERVATORE ROMANO / HO / RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO / OSSERVATORE ROMANO" - NO MARKETING NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS
Comparte
Comenta

La vejez, comprendida como longevidad, es una característica en la vida de los últimos 20 sucesores de Pedro...

“Desde hace algunos días me viene a la mente una palabra, que parece fea: vejez. Asusta, por lo menos asusta…”, dijo el Papa Francisco a los cardenales residentes en Roma presentes en la misa de gracias por los 80 años de vida del pontífice celebrada en la capilla Paolina del Palacio Apostólico del Vaticano este sábado 17 de diciembre de 2016.

El Pontífice dirigió algunas palabras a los purpurados sobre el sentido de la vejez y les agradeció por esta concelebración y por su compañía en este día. Papa Francisco goza a 80 años de buen estado de salud, acompañado por el Papa emérito, que con algunos achaques llegará el próximo 16 de abril de 2017 a 90 años.

“La vejez es sede de sabiduría”, expresó Francisco, recordando lo que dijo a los cardenales el 15 de marzo de 2013, en su primer encuentro con ellos.

“Esperamos que también para mí sea así”, reiteró, al mencionar que llegó la vejez muy rápido.

Lo hizo tras rememorar De senectute, de Cicerón, un regaló recibido ayer de manos del cardenal mons. Cavalieri, que es la única obra latina exclusivamente consagrada a los ancianos.

Sucesivamente, recordó un poema clásico: “Tacito pede lapsa vetustas”. El poema es de Ovidio e indica: “con paso silencioso se viene encima la vejez. ¡Es un golpe!

El Pontífice habló de la vejez “como una etapa de la vida que es para dar alegría, sabiduría, esperanza, un recomenzar a vivir”.

Entretanto, recordó otra poesía: “La vejez es tranquila y religiosa” “Es ist ruhig, das Alter, und Fromm” de Hölderlin.

Entonces, el Papa exhortó a los cardenales a rezar para que su vejez sea así: “tranquila, religiosa y fecunda. Y también alegre”, indicó.

Los Papas y la vejez

La vejez – comprendida desde el punto más físico de la longevidad – es una característica en la vida de los últimos 20 sucesores de Pedro, de los cuales 13 fueron mayores de 80 años. Antes, los papas era elegidos jóvenes y por motivos de la época tenían pontificados más breves que los de nuestros días.

No corrieron con la misma suerte de Francisco de apagar 80 velitas, los papas San Pio X, muerto a 79 años, Benedicto XV muerto a 67 años, Juan Pablo I, que murió a los 65 años. Por ahora, el Papa más longevo de la historia es papa León XIII, muerto a 93 años.

Los ancianos maestros de vida 

Asimismo, esta mañana, después de la misa, el Papa se trasladó a la Sala Clementina del Palacio Apostólico y explicó que la experiencia de los ancianos alimenta el futuro de las nuevas generaciones durante la audiencia a la comunidad Nomadelfia, comunidad católica, que busca vivir y adoptar un estilo de vida inspirado en los Actos de los Apóstoles.

“Los niños y los ancianos construyen el futuro de los pueblos: los niños porque llevarán adelante la historia; los ancianos, porque transmiten la experiencia y la sabiduría de su vida. No dejen de cansarse de cultivar y alimentar el diálogo entre las generaciones”.

El Obispo de Roma les animó a seguir el ejemplo evangélico de prodigarse por los demás y de la ternura del niño Jesús que encierra el misterio de la espera del Adviento y de la navidad.

Temas de este artículo:
papa franciscovejez
Newsletter
Recibe Aleteia cada día