Internacional

Misterio desvelado de la carta del cardenal Parolin dirigida a jefes de la mesa de la oposición y del oficialismo

El diálogo en Venezuela se relanzará en enero de 2017

Misterio desvelado de la carta del cardenal Parolin dirigida a jefes de la mesa de la oposición y del oficialismo

© AFP PHOTO / HOANG DINH Nam

El diálogo político que se inició en Venezuela hace poco más de un mes este martes 6 de diciembre entró a una fase de revisión con miras a un relanzamiento el 13 de enero 2017, según informó monseñor Claudio María Celli, enviado del Vaticano, a medios locales. Los acompañantes internacionales del diálogo exhortan a la prudencia a los voceros del Gobierno y de la oposición.

En esa línea de ‘prudencia’ y de solicitud de “resultados concretos”, se enmarca la carta ‘confidencial’ del 1 de diciembre de 2016, firmada por el cardenal Pietro Parolin dirigida a los Jefes de la Mesa del Diálogo Nacional Gobierno-Oposición en Venezuela en nombre del papa Francisco y en conocimiento a Ernesto Samper, Secretario General de UNASUR, promotor de las conversasiones junto con los ex mandatarios, José Luis Rodríguez Zapatero, Martín Torrijos Espino.

La carta ha sido objeto de ásperos debates e interpretada según la percepción de cada bando.

A continuación los puntos más sobresalientes de la misiva que se pueden verificar en esta versión digital publicada por el il.sismógrafo.org, blog muy cercano a fuentes vaticanas.

En primer lugar, a través de una cita del Papa Francisco (Santa Marta 24.01.2014) se habla de la visión de la vida de “alzar muros de incomunicación entre personas, hasta la degeneración del odio” en contraste con la visión cristiana del diálogo que se “inclina a crear puentes de comprensión, también después de una pelea”.

Así se exponen dos condiciones para el dialogo eficaz: a) “la capacidad del reconocimiento mutuo como personas con dignidad” […] b) “la voluntad seria de respetar los eventuales acuerdos alcanzados y su puntual aplicación, sin tergiversaciones o ulteriores condiciones”.

Además se alerta del lenguaje agresivo que no favorece ese “mínimo clima de confianza recíproca que es necesario para un provechoso desarrollo del diálogo, que debe tener como objeto únicamente el bien común del pueblo”.

La Santa Sede antes de la última reunión del 6 de diciembre exhortó a superar las “divergencias” de las partes para perseguir la “responsabilidad de no abandonar la Mesa del Diálogo por intereses políticos personales, de partido o ideológicos”.

Los derechos se respetan, no se negocian”, se puntualiza en la misiva.

En segundo lugar, la Santa Sede aclara su papel en la Mesa y las condiciones en las que participa en la misma después de haber recibido las invitaciones tanto por el gobierno como de la MUD (Mesa de Unidad Democrática – las fuerzas políticas de la oposición venezolana).

De esta manera, ante la “dolorosa situación del País, la Santa Sede- consciente de los no pocos ni leves riesgos” confirma que ha entrado en el diálogo para favorecer una “solución pacífica y democrática de la crisis”.

“Me parece, además, fundamental, insistir en que el rol no es de ‘mediación’ sino de ‘facilitación’ o ‘acompañamiento’: esto significa que son las partes interesadas las que dialogan, llegan a acuerdos y adoptan resoluciones”, escribe el Secretario de Estado.

La Santa Sede cierra filas alrededor de la Conferencia Episcopal de Venezuela, en el compromiso de buscar el diálogo. Asimismo, pide que sea bien clara su posición para todos para evitar “interpretaciones equivocas”.

En tercer lugar, expresa dolor y preocupación de frente al que llama Parolin sin merodeos: “Un inquietante retraso en la adopción de las medidas necesarias para la aplicación concreta de los acuerdos”.

Parolin manifestó su preocupación por las “declaraciones” fueras de las mesas de trabajo que “no favorecen el entendimiento entre las partes”.

En este contexto, La Santa Sede llamada a mantener un papel de garante insiste en los siguientes puntos:

  1. “[…]implementación urgente de medidas destinadas a aliviar la grave crisis de abastecimiento de comida y medicinas que está sufriendo la población. La Iglesia Venezolana […] está dispuesta a prestar toda la ayuda posible, con los medios a su alcance, para salir de esta situación de emergencia social”,
  2. […] Convivir en Paz, a que sus diferencias políticas solo tengan una respuesta en el estricto marco constitucional un camino democrático, pacífico y electoral y la convicción de que “el camino electoral sea la normal vía democrática para que los pueblos expresen su propia voluntad” […] las partes concuerden el calendario electoral que permita a los venezolanos decidir sin dilataciones su futuro;
  3. se tomen las medidas necesarias para restituir cuanto antes a la Asamblea Nacional el rol previsto en la Constitución;
  4. se apliquen los instrumentos legales para acelerar el proceso de liberación de los detenidos.

Al final, se aseguran las oraciones del papa Francisco para que el pueblo venezolano supere las rivalidades y evitar cualquier tipo de violencia, al mismo tiempo que el secretario de estado, Parolin agradece el esfuerzos realizados.

Termina protesta en el Vaticano por presos venezolanos

Por otro lado, en el Vaticano se suspendió esta madrugada la protesta pacifica de Lilian Tintori, Antonieta de López, mujer y mamá respectivamente, del opositor al gobierno de Venezuela Leopoldo López y Mitzy Capriles, mujer del alcalde Antonio Ledezma. Las mujeres pedían la liberación de los presos políticos de Venezuela.

“Hoy, luego de más de 50 horas de protesta frente al Vaticano decimos que parte de nuestras oraciones fueron escuchadas. Hoy nuestros hermanos de la Unidad se levantaron del diálogo sin condiciones y nosotras nos levantamos junto a ellos para iniciar una nueva etapa de lucha…”, se lee en la cuenta Facebook de Tintori.

Publicidad
Publicidad