Aleteia

El Papa: Todo lo que está en “Amoris Laetitia” fue aprobado por más de dos tercios en el sínodo

© Antoine Mekary / ALETEIA
Pope Francis leads his weekly general audience in St. Peter's Square in Vatican City, October 12, 2016. © Antoine Mekary / ALETEIA
Comparte
Comenta

Tras polémica carta de 4 cardenales Francisco sin mencionarlos, habla de la Iglesia que camina junta y de cuya unidad es garante

“Todo lo que está ahí [en Amoris Laetitia] en el sínodo fue aprobado por más de dos tercios de los padres, lo cual es una garantía”, expresó el papa Francisco en una entrevista publicada en el semanal belga Tertio este 7 diciembre de 2016.

Entre las respuesta al semanal, hay una en la que el papa Francisco habla de la “Iglesia sinodal” en relación a la exhortación sobre el amor en la familia y la “Iglesia que nace de las comunidades”, una “Iglesia sinodal” que se antepone a una “Iglesia piramidal”.

Cabe recordar que recientemente se publicó en varios medios de comunicación una carta de cuatro cardenales (Brandmüller, Burke, Caffarra y Meisner) dirigida al Papa que expresa algunos “dubia” (dudas) sobre el documento dedicado a la familia. Por su parte, el cardenal Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, confirmó que su dicasterio no responderá a los cuatro cardenales sobre Amoris laetitia.

Tras la entrevista reciente del papa Francisco a Avvenire donde decía que “la Iglesia no es un equipo de fútbol que busca hinchas” (18.11.2016), ahora Francisco aprecia la “Iglesia sinodal”. “Tomo esta palabra. La Iglesia nace de las comunidades, nace de la base, de la comunidad, nace del bautismo, y se organiza en torno a un obispo que la convoca, le da fuerza”.

En la entrevista a Tertio, el Papa habla de la sinodalidad y del papel de los obispos como sucesores de los apóstoles. “Esta es la Iglesia. Pero en todo el mundo hay muchos obispos, muchas Iglesias organizadas, y está Pedro”.

“Entonces, o hay una Iglesia piramidal donde lo que dice Pedro se hace, o hay una Iglesia sinodal, donde Pedro es Pedro, pero acompaña a la Iglesia y la hace crecer, la escucha; más aún, él aprende de eso, y va como armonizando, discerniendo lo que viene de las Iglesias, y lo devuelve”.

Así se refirió a los últimos dos sínodos sobre la familia: “Ahí se escuchó a todos los obispos del mundo, con la preparación; a todas las Iglesias del mundo: las diócesis trabajaron.

Todo ese material vino. Después volvió. Y volvió una segunda vez al segundo sínodo para completar esto. De ahí salió Amoris Laetitia. Es curiosa la riqueza de la diferencia de matices. Es propio de la Iglesia. Es unidad en la diferencia. Eso es sinodalidad. No bajar de arriba a abajo, sino escuchar a la Iglesias, armonizarlas, discernir”.

De esta manera, expone el contexto en el cual nace la “exhortación postsinodal que es Amoris Laetitia, que es el resultado de dos sínodos, donde trabajó toda la Iglesia, y que el Papa hizo suya. Lo expresa de una manera armónica”.

Y aquí el Papa presenta el consenso con el cual nace el documento: “Es curioso: todo lo que está ahí [en Amoris Laetitia] en el sínodo fue aprobado por más de dos tercios de los padres, lo cual es una garantía. Una Iglesia sinodal significa que se da este movimiento de arriba a abajo, de abajo a arriba. En las diócesis lo mismo”.

El Papa se presenta como garante de unidad en la Iglesia. “Pero hay una fórmula latina que dice que las Iglesias siempre están cum Petro e sub Petro (con Pedro y bajo Pedro). Pedro es el garante de la unidad de la Iglesia, el garante. Así que… ese es el sentido. Y hay que progresar en la sinodalidad, que es una de las cosas que los ortodoxos han conservado, y las Iglesias católicas orientales también. Es una riqueza de ellos. Yo lo reconozco en la encíclica”.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día