Política

Voto por voto: ¿y si Hillary fuese presidente?

El Partido Verde impugna las elecciones en tres estados

Voto por voto: ¿y si Hillary fuese presidente?

Bob White-CC

Algo que no se había visto jamás en el proceso posterior a las elecciones en Estados Unidos comenzó a operar esta semana: el recuento de votos en dos estados clave como son Wisconsin y Pensilvania.

El Partido Verde, que postuló para la presidencia a la médica Jill Stein, impugnó las votaciones no en dos, sino en tres estados. En los que ha iniciado el recuento y en otro de los llamados “estados del óxido” (por su industria): Michigan.

Evidentemente, el equipo de la candidata demócrata Hillary Clinton ha apoyado esta moción del Verde aunque, según los medios estadounidenses, no existen evidencias de un fraude masivo que pudiera alterar el resultado de las pasadas elecciones.

En Wisconsin, Pensilvania y Michigan, ganó, de manera sorprendente, Donald Trump por una diferencia de más de 28.000, 10.000 y 70.000 votos respectivamente.

Un grupo de expertos sugirió la posibilidad de algún tipo de “hackeo” cibernético toda vez que Clinton obtuvo un 7 por ciento menos de votos en los condados de estados como Wisconsin, con sistemas de votación electrónica, que en aquellos condados que usaron boletas de papel.

Aunque Donald Trump perdió el voto popular por más de 2 millones de sufragios en los comicios del 8 de noviembre, ganó el Colegio Electoral, donde logró 290 votos electorales contra 232 para Hillary Clinton. A partir de los 270 votos electorales habría un ganador.

El presidente electo Donald Trump consideró los recuentos propuestos por el Partido Verde y avalados por el Partido Demócrata, una “triste” pérdida de tiempo y dinero.

Por lo demás, Wisconsin, Pensilvania y Michigan representan 46 votos electorales. Si el resultado original de las elecciones fuera invalidado y asignado el triunfo a Clinton, se convertiría en la ganadora de las elecciones con 278 votos electorales, frente a 260 para Trump.

Los plazos están muy pegados para que se cumpla la posibilidad de que el triunfo de Trump se revierta. Además de las complicaciones jurídicas, todos los recuentos de votos en elecciones presidenciales deben ser completados antes del 13 de diciembre, seis días antes de la sesión formal del Colegio Electoral en los 50 estados del país.

Si por algún motivo los estados que sean objeto de un recuento no completan el proceso dentro del plazo legal, será el Congreso federal quien determine si los votos electorales de los estados son válidos para la contabilidad final del Colegio Electoral.

Wisconsin ha dicho que llegará a tiempo, pero Pensilvania y Michigan seguramente no terminarán el conteo antes del 13 de diciembre.

Hay antecedentes en procesos locales, pero no existe un precedente similar en elecciones presidenciales. En el año 2000, el recuento de votos en Florida confirmó, por una diferencia final de apenas 537 votos, a George W. Bush como el ganador del Colegio Electoral, aunque perdió el voto popular ante Albert Gore, quien, finalmente, aceptó el resultado.

¿Pasará lo mismo en esta ocasión?