Sociedad

¿Están preparados los jóvenes paraguayos para la resistencia?

Un fuerte llamado a los jóvenes paraguayos al mejor estilo Francisco

¿Están preparados los jóvenes paraguayos para la resistencia?

En algunos aún retumban aquellas palabras del papa Francisco en su primer año de pontificado dedicadas a los jóvenes argentinos presentes en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) realizada en Brasil y en las que les decía de forma contundente: ¡Hagan lío!

En Paraguay, el obispo Miguel Ángel Cabello realizó una enérgica homilía durante el cuarto día de la novena dedicada a la Virgen de Caacupé, patrona de Paraguay, en la que llamó a los jóvenes a resistir y no dejarse vencer antes las dificultades de la vida.

“Cuántas tormentas sobre todo embisten a los jóvenes, que muchas veces los arrastran y matan, como el sinsentido de la vida, la tentación de venganza, la impotencia, los arranques de ira y desenfreno. A diario vemos casos de delincuencia, drogadicción y violencia, que nos entristecen, nos preocupan y deben interpelarnos a todos”, expresó Cabello, tal cual reproduce el diario ABC de Paraguay.

El religioso lanzó también les pidió a estos jóvenes, que lo escuchaban con suma atención, que no se derrumben ante las corrientes que golpean a la sociedad como la corrupción, el engaño y la deshonestidad.  Por ahí va la resistencia, a no dejarse vencer por estas agresiones y adversidades.

“Los jóvenes son una parte de la sociedad, bella, fuerte, dinámica, optimista, pero vulnerable y puede fácilmente dañarse. Vemos los continuos ataques y agresiones a nuestros jóvenes, que los deja débiles, incapacitados y anulados, como las propagandas agresivas para consumo de alcohol, a placeres de todo tipo, juegos, vicios, el uso descontrolado de las nuevas tecnologías(…) no es que estas sean malas, sino el uso que le damos”, indicó.

¿Por qué hay tantos motochorros, jóvenes violentos, tantos robos, asaltos, secuestros… ¿No será que algo no está funcionando bien en la sociedad? (…)”, interpeló.

En pocos días Paraguay celebrará a su patrona: la Virgen de Caacupé y esta reflexión llega en el marco de las homilías y novenarios dedicadas en su honor.

Pero también sucede en un momento clave donde los jóvenes deben afrontar los desafíos de la vida, entre otras cosas, tal cual sucede en otros países de la región, el narcotráfico, la delincuencia, la falta de trabajos formales y fallas en el sistema educativo han generado un espacio gris para este sector de la sociedad.

Y el llamado fue al mejor estilo Francisco, pidiéndoles a estos jóvenes fortaleza y compromiso, pues de ellos depende en gran parte el futuro de la sociedad.

“Los jóvenes tienen que salir, hacerse valer… Los jóvenes tienen que salir a luchar por los valores (…) ¡No se dejen excluir!”, decía Francisco por aquel entonces.