Sociedad

Un niño se transformó en el “ángel” de Alan Ruschel

Su mano inocente fue la que guió el primer rescate tras el accidente de Chapecoense

Un niño se transformó en el “ángel” de Alan Ruschel

RAUL ARBOLEDA - STR - AFP

Algunas crónicas periodísticas -de las tantas que por estos días emergen luego del trágico accidente que sufrió el avión que llevaba al equipo de fútbol brasileño Chapeconese hacia Medellín para disputar la final de la Copa Sudamericana- lo afirman sin tapujos: un “ángel” salvó a Alan Ruschel, uno de los seis sobrevivientes.

Es que según la agencia EFE, en base a testigos locales, gracias a trabajo de “guía” de un niño de unos 10 años -especulan sobre su edad quienes lo vieron- fue posible el rescate de este futbolista entre los restos de la aeronave que cayó Cerro El Gordo (Antioquia, Colombia).

“Cuando estábamos estacionando las camionetas llegó un niño y nos dijo que a unos heridos los estaban sacando por otro lado”, afirmó a EFE Sergio Marulanda, un lugareño que colaboró con las tareas de rescate.

Este niño, cuya identidad no trascendió, con ese gesto aparentemente insignificante, terminó siendo parte fundamental en la coordinación del rescate.


Leer también: “Guarden mi alianza”: la estremecedora súplica del superviviente Alan Ruschel


“Un policía me dijo: ‘usted es el primero en llegar, monte al niño en la camioneta y vaya a recoger los heridos'”, agregó Sergio, quien se había hecho presente en el lugar debido a la llamada de su hermano, un médico que le pidió colaboración ante lo sucedido.

Posteriormente, ya en el lugar, la camioneta de Sergio fue la que recibió en primera instancia a Alan y otros rescatistas para tareas de primeros auxilios.

Sergio se convirtió en eslabón fundamental para que Alan continuara con vida, pero antes fue vital la mano de la inocencia, la mano del pequeño de 10 años que hizo de veces de guía y, por ende, para muchos, de “ángel”.