Sociedad

¿Qué puede tener en común el político de izquierdas Pablo Iglesias y una madre católica de seis hijos?

Un encuentro casual desveló una gran admiración de ambos por alguien

¿Qué puede tener en común el político de izquierdas Pablo Iglesias y una madre católica de seis hijos?

/ AFP PHOTO / PIERRE-PHILIPPE MARCOU

Pablo Iglesias es el líder de Podemos, un partido político español de izquierdas que en su programa electoral prometen medidas contra los “privilegios” de la Iglesia.

Josefina Gutiérrez es una madre de familia con seis hijos que intenta educarles en la fe desde que nacieron y mantiene una gran coherencia de vida.

Ambos no tienen muchos puntos en común. Pero descubrieron algo que sí les unía.

Dios, que teje muy fino con hilos invisibles, consiguió que con apariencia de casualidad sucediese algo el pasado 11 de noviembre.

Ambos salieron con sus respectivas parejas a cenar. Josefina y su marido dejaron su coche en un aparcamiento céntrico de Madrid. Al bajarse, ella vio que del coche que aparcó en ese mismo momento al lado del suyo se bajaba Pablo Iglesias. No había nadie en el parking, salvo Josefina y su marido, Pablo Iglesias con su pareja y dos amigos más.

“Cuando abrí la puerta, choqué por casualidad con él. Me saludó y se fueron. Yo me quedé con la pena de no haberle dicho nada, pero la Providencia tenía preparado un mejor momento para poder charlar. Me fui con mi marido a casa de unos amigos, y dos horas más tarde, cuando volví al parking…¿quién estaba entrando? ¡Otra vez Pablo Iglesias!”, relata Josefina.

“Esta vez me lancé corriendo hacia su coche. Él ya había cerrado la puerta trasera, pero toqué su ventana y le dije:

  • ¡Pablo, Pablo, ábreme!
  • ¿Cómo no te voy a abrir si ha dado la casualidad que nos hemos encontrado dos veces?
  • Eso no ha sido casualidad, ha sido la Providencia. Quería decirte que soy una madre de seis hijos, profundamente religiosa, y quería pedirte que tú que tienes tanta repercusión social seas tolerante con los católicos. Yo les digo a mis hijos que tienen que respetar las ideas de todo el mundo y, te pido a ti, Pablo, ahora que tanto se habla de tolerancia, que tú también la promuevas.

Él me contestó hablándome de usted:

  • Que sepa que mi abuelo, que lo condenaron a muerte en la Guerra Civil era socialista creyente. Y además, ¡yo soy pro- Bergoglio!

Y mirando a sus amigos, que ya estaban en el coche les dijo:

  • ¿A que somos de Francisco? No te creas todo lo que te dicen de nosotros.
  • Tú tampoco de lo que dicen de los católicos. Además, te aseguro una cosa: de aquí a 60 años, todos los que estáis en el coche y yo vamos estar en el mismo lugar, así que te emplazo en el Cielo y verás como yo tenía razón.
  • Sí, allí nos veremos”.

Se despidieron con dos besos y cada uno siguió su camino.

Pero este encuentro deja algo evidente: el Papa Francisco ha conseguido unir a personas de todas condiciones que ven en él un referente.

Como bien explica en su nuevo libro “La alegría del Papa” el periodista Juan Vicente Boo, mucha gente se siente atraída por su carácter: “una curiosa mezcla de ternura, simpatía, generosidad, autenticidad y coraje. Confían en él porque le han visto sonreír, acariciar enfermos, abrazar refugiados, besar niños y ancianos, visitar cárceles”.

Y es que, “sin proponérselo, Francisco se ha convertido en un referente mundial. Quiere mejorar la actitud y el comportamiento de cada persona- cristiana, musulmana, budista o no creyente-, y por eso trata a todas con exquisito respeto”.

El fenómeno Francisco muestra: “la alegría de evangelizar, la salida hacia las periferias, la revolución de la ternura, la misericordia, el cuidado amoroso de las personas y la naturaleza”.

Quizás la clave para entender el motivo por el que el Papa Francisco consigue que encuentren un punto en común Josefina Gutiérrez y Pablo Iglesias es la que asegura Juan Vicente Boo en su libro: “Te puedo asegurar una cosa, porque se la he oído a él. El Papa Francisco habla para ti”.