Vatican News

Película sobre los misioneros en Japón; el Papa recibió a Scorsese

 
Papa Francisco recibió esta mañana al director cinematográfico Martin Scorsese, autor de una nueva película sobre los jesuitas en el Japón del siglo XVII, «Silence», que fue presentada ayer en un estreno con un grupo de jesuitas en el Pontificio Instituto Oriental.

El encuentro con el papa se llevó a cabo hoy 30 de noviembre por la mañana, a las 8.45 (antes de la Audiencia general), en el Palacio Apostólico. Scorsese, indicó la Sala de Prensa vaticana, iba en compañía de su esposa, sus dos hijas y del productor de la película (también en compañía de su esposa). Los huéspedes fueron recibidos por monseñor Dario Edoardo Viganò, Prefecto de la Secretaría para la Comunicación. El encuentro fue muy «cordial» y duró alrededor de 15 minutos. El Papa le contó a los presentes que había leído «Silencio», la novela del escritor japonés Shusaku Endo, publicado en 1966 y en el que se inspira la nueva película de Scorsese. Y después el Papa «habló sobre la “siembra” de los jesuitas en Japón y también sobre el Museo de los 26 mártires». El director de cine, por su parte, le regaló al Papa dos cuadros que se relacionan con el tema de los «cristianos ocultos», uno de ellos «representa la imagen muy venerada de la Virgen. obra de un artista japonés del siglo XVIII». El Papa regaló a sus huéspedes unos rosarios.

Ayer, refirió el jesuita James Martin en Twitter, Scorsese presentó «Silence» en el Aula del Pontificio Insituto Oriental. Participó un grupo de jesuitas de todo el mundo. Hoy por la tarde, en la filmo teca vaticana, será proyectada por segunda vez para unos cuarenta huéspedes de Scorsese.

La película, que se estrenará en las salas de Estados Unidos el próximo 23 de diciembre (con las distribución de Paramount), se inspira en la novela del escritor japonés Shusaku Endo, publicada en 1996, que narra las peripecias del misionero jesuita portugués Sebastian Rodrigues, enviado a Japón durante el siglo XVIII, a donde justamente un jesuita, san Francisco Javier, uno de los compañeros del fundador de la Compañía de Jesús, san Ignacio, llevó la fe cristiana en 1549. El jesuita y otros dos de sus compañeros, interpretados por los actores Garfield, Adam Driver y Liam Neeson, sufren la persecución debido a su fe. Scorsese también hizo otra película sobre el cristianismo, «La última tentación de Cristo» (de 1988).