Aleteia

Cristianos de Oriente: ¿Quiénes son los coptos?

Mark Fischer CC
Comparte
Comenta

La minoría cristiana más importante hoy en el mundo árabe

Los coptos forman la minoría cristiana más importante en el mundo árabe por sus números que llegan a contar entre 18 y 20 millones, no solamente en Egipto sino también en los otros países árabes donde viven y trabajan.

Históricamente, los coptos pertenecen a la iglesia madre de Alejandría, bautizada por San Marcos el Evangelista en el primer siglo. El patriarcado de Alejandría fue uno de los más importantes con un territorio que llegaba hasta la actual Libia. El nombramiento copto tiene su origen en la palabra griega aigyptios (egipcio) y con la llegada del Cristianismo, la palabra “copto” se refería a la religión cristiana que venía de Egipto.

La lengua copta es un desarrollo de la lengua egipcia antigua que fue escrita en letras griegas con la adición de seis letras del demótico para representar a sonidos no existentes en le lengua griega. El copto empezó a florecer como lengua literaria desde el siglo II puesto que llegó a ser la lengua litúrgica de la iglesia copta. Los coptos de Egipto empezaron a usar la lengua árabe después de la llegada del Islam, es decir que pertenecen a los cristianos arabo hablantes de la zona que no eran árabes de origen.

El Patriarcado de Alejandría fue el primero entre otras iglesias orientales en adoptar el monofisismo, declarando su oposición al Consejo ecuménico de Calcedonia del año 451. Los coptos que rechazaron al Concilio se agruparon con los jacobitas, mientras los que aceptaron el Concilio con el tiempo se juntaron con la iglesia melquita, adoptando la liturgia bizantina. El año 1895, los coptos se dividieron entre una iglesia copta católica y otra ortodoxa.

Los monasterios del desierto forman uno de los signos más importantes del Cristianismo copto, que atestiguan la vida monástica del desierto egipcio. Durante siglos, estos monasterios acogieron a monjes y santos, desarrollando una literatura cristiana que dio frutos en manuscritos y textos muy importantes para la liturgia cristiana, tanto oriental como occidental.

Por poner un ejemplo, podemos mencionar al monasterio de San Miguel en Fayum, con su famosa colección de manuscritos conocida como la colección Morgan, que incluye textos teológicos que remontan a los años 832 y 914 d. C. donde encontramos libros completos del Antiguo Testamento, Evangelios del Nuevo Testamento, homilías, discursos, actos de mártires y vidas de santos.

Otro monasterio digno de mencionar será el de Santa Catalina en el Sinaí, considerado como uno de los más antiguos monasterios cristianos del mundo, construido entre  548 y 565 con una biblioteca que contiene libros únicos tales como el Sinaiticus siriaco y el Codex Sinaiticus (hasta el 1859). Cabe mencionar que todos los manuscritos estudiados y reconocidos como textos verdaderos del Nuevo Testamento, tanto en griego como en copto, provienen de Egipto.

En la época islámica, la lengua árabe llegó a ser la lengua materna de todos los cristianos coptos y gradualmente remplazó a la lengua copta que se conserva como lengua litúrgica de la iglesia. Eso hizo que los cristianos coptos tengan la preocupación de poder perder poco a poco su cultura. Por eso, empezaron a escribir libros para conservar esta cultura y este legado cristiano importante.

En el siglo XIII por ejemplo, los coptos escribieron unos de los más importantes resúmenes de la teología copta, tales como ¨Mağmū usūl ad dīn wa masmū mahsūl al yaqīn¨ de Ibn Al Assal, ¨Al Ğauharah an nafīsah fi ´ulūm al kanīsah¨ de Yuhanna bin Sabba´ y la obra de Šams Arriyāsah Abi Al Barakāt bin Kabar ¨ Misbāh adhulmah fi īdāh al jidmah¨.

Actualmente, los cristianos coptos viven en Egipto como ciudadanos de segunda categoría y sufren muchas injusticias, que llegan hasta la persecución. Eso hace que muchos buscan una alternativa en la emigración hacia otros países extranjeros. Existen comunidades coptas en muchos países del mundo árabe y de diáspora en varios países de Europa, África, Australia y las Américas.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día