Mas visitadas

La petición del productor de “Spotlight” al papa Francisco al ganar el Oscar

“Es hora de proteger a los niños y restaurar la fe”, dice Sugar en la euforia al recibir el premio. Arzobispo encargado de investigar casos de pedofilia la recomienda

La petición del productor de “Spotlight” al papa Francisco al ganar el Oscar

Open Road Films

La película está dedicada al grupo de periodistas del Boston Globe que ha destapado un escándalo de pedofilia en la Iglesia. Es obra del director Tom McCarthy y está protagonizada por Michael Keaton, Mark Ruffalo y Rachel McAdams.

Oscar 2016 a la mejor película: Spotlight. El apelo al recibir la estatua en la ceremonia del productor de la película, Michael Sugar: “Papa Francisco, es hora de proteger a los niños y restaurar la fe”.

Spotlight y las palabras del productor Sugar están congeladas en el tiempo de los acontecimientos de los escándalos denunciados en EEUU hace catorce años. Por razones fílmicas de la historia, el antihéroe es la Iglesia institucional.

Más allá de debates o discusiones, pocos saben que los miembros de la Comisión Pontificia para la Tutela de los Menores instituida por el Papa vio la película en una proyección privada el pasado 4 de febrero (Crux). Y es un signo de la respuesta y los tiempos nuevos que corren en la Iglesia.

“Esta película la deben ver todos los obispos y los cardenales, sobre todo los responsables de las almas, porque deben entender que es la denuncia la que salvará a la Iglesia, no la ley del silencio […]”, dijo al periódico italiano La Repubblica Charles Scicluna, arzobispo de Malta y perito de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

“La película muestra cómo el instinto que estaba presente en la Iglesia, de proteger la buena reputación, fue un error. No hay misericordia sin justicia”, expresó Scicluna, que preside un Tribunal de apelación en el ex oficio de la inquisición romana, apenas instituido por el Papa, en los casos de abusos sexuales.

Cierto es que la Comisión para la protección de menores sigue su trabajo, y no tiene vida fácil debido, entre otros factores a las críticas del británico Peters Saunders, víctima de abusos, que decidió apartarse del encargo.

Saunders ha criticado a la comisión porque estudia políticas y directrices para establecer las mejores prácticas a fin de evitar los abusos, “cuando deberíamos tomar decisiones contra los sacerdotes abusadores”.

En este sentido, la Comisión rememoró recientemente en un documento las palabras del Papa, que en su discurso ante los obispos en Estados Unidos en septiembre de 2015 decía: “Me comprometo a la celosa vigilancia de la Iglesia para proteger a los menores y prometo que todos los responsables rendirán cuentas”.

Cardenal Pell colabora con la justicia en Australia 

Saunders también atacó al cardenal George Pell, 74 años, después de que el prelado anunciara que no podía viajar a Australia por razones de salud (presión arterial, riesgo de infarto), aceptando responder en una videoconferencia a la justicia de ese país que investiga varios casos de abusos.

Pell asintió colaborar con el comité y responder frente a 14 víctimas de abusos que están en Roma y sus patrocinadores. Un viaje financiado a través de una recolección de fondos que alcanzó los 130 mil euros.

Mediante un comunicado, Pell expresó toda su solidaridad a la Comisión y apoyo en la búsqueda de la verdad.

Así, este 29 de febrero en la madrugada, Pell admitió que la Iglesia cometió faltas frente a las denuncias de abusos sexuales a menores en Australia.

La Iglesia “ha cometido enormes errores, pero está trabajando para remediar. Ha causado daños graves en muchos lugares, ha desilusionado a los fieles”.

Según el diario italiano La Stampa, el cardenal Pell, arzobispo de Melbourne y luego de Sydney y ahora tesorero del Vaticano, testificó -en videoconferencia en el Hotel Quirinal de Roma- ante de una comisión de investigación de su país sobre las respuestas de las instituciones a los abusos sexuales a menores en los años entre 1970 y 1980.

No estoy aquí para defender lo indefendible”, argumentó.

El testimonio del Pell tuvo lugar en el mencionado hotel romano (en Italia) vía videoconferencia e inició pasada la media noche siguiendo el horario de oficina del tribunal en Australia (medio día), bajo juramento con la mano en la Biblia.

El interrogatorio del abogado de la comisión Gail Furness tendrá tres sesiones durante tres días, este lunes fue la primera.

No más en la Iglesia instinto de proteger reputación 

En el pasado, la Iglesia se inclinaba a aceptar los desmentidos de los abusos por parte de quien había sido acusado, dijo el prelado, que ayuda al Papa en la reforma de la Curia, ante la comisión australiana que analiza la respuesta institucional a las denuncias por abuso sexual a menores en el país oceánico.

El “instinto” de ese entonces era más “proteger de la vergüenza la institución, la comunidad de la Iglesia”, dijo el alto prelado, que se defendió negando estar involucrado en tapar a los sacerdotes pedófilos de la diócesis de Ballarat, en la cual era vicario de una parroquia y asistente del obispo Ronald Mulkearns.

Asimismo, definió como “catástrofe” la manera como fue transferido de una parroquia a otra el sacerdote pedófilo en serie Gerard Ridsdale, en lugar de ser denunciado a la policía local.

Casos de sacerdotes a la justicia 

Entretanto, la reforma del papa Francisco contra los abusos marca la responsabilidad moral y ética de la Iglesia de denunciar los abusos a la justicia.

La Santa Sede publicó el 15 de febrero una declaración escrita por el cardenal Séan O’Malley y los demás miembros de la Comisión Pontificia para la tutela de los menores, sobre “la obligación de indicar sospechas de abusos sexuales a las autoridades civiles”.

Cabe recordar que en el vuelo de regreso de Ciudad Juárez a Roma (18.02.2016), el Papa Francisco dijo: “Un obispo que cambia a un sacerdote de parroquia cuando se detecta una pederastia es un inconsciente, y lo mejor que puede hacer es presentar la renuncia. ¿Claro?”.

La olla podrida que destapó Ratzinger en el Vaticano 

En esa ocasión, Francisco rindió un homenaje al cardenal Ratzinger porque “luchó en momentos que no tenía fuerza para imponerse” e indicó que este trabajo escondido fue lo que preparó “destapar la olla”.

El Pontífice recordó que el entonces cardenal Ratzinger, “diez días antes de morir san Juan Pablo II, en aquel Vía Crucis del Viernes Santo le dijo a toda la Iglesia que había que limpiar las porquerías de la Iglesia”. Por ello, enunció que fue elegido pontífice.

Tribunales 

¿Qué hace el Papa y los cardenales que lo asesoran para prevenir nuevos casos? En tercer lugar, el pontífice explicó varias de las medidas producto del trabajo de sus reuniones con los cardenales que lo asesoran.

La Congregación para la doctrina de la Fe no “da abasto con todos los” casos que tiene, por lo tanto el Papa nombró “un tercer secretario adjunto” en ese organismo “para que se encargue solamente de estos casos”.

Se trata de evitar más retrasos en los viejos casos y atender los nuevos. Por ello, el Papa habló de la constitución “del tribunal de apelación, presidido por monseñor Scicluna, que está llevando los casos de segunda instancia cuando hay recursos que vuelven a la primera instancia porque “eso no es justo”.

Comisión

Entretanto, señaló los progresos de la Comisión para la tutela de menores conformada también por varones y mujeres víctimas de abusos. “Pero yo doy gracias a Dios por que se haya destapado esta olla y hay que seguir destapándola. Y tomar conciencia”, sostuvo.

La pederastia en la Iglesia “es una monstruosidad porque un sacerdote está consagrado para llevar a un niño a Dios y ahí se lo come en un sacrificio diabólico”.

El Papa pidió que la Comisión promueva la responsabilidad local; los miembros están en contacto con varias conferencias episcopales, y han presentado el tema de la protección de los menores a las Conferencias de Religiosos y a las congregaciones.