Estilo de vida

Tras un aborto espontáneo, una madre se sorprende al ver a un “bebito perfectamente formado”

No estaba preparada para el impacto que se llevaría tras el aborto espontáneo de su 5º bebé, en la 13ª semana de embarazo, cuando el médico le preguntó si le gustaría ver y sujetar el cuerpo de su hijo

pequeño noah

“Como el embarazo estaba en una etapa inicial, yo esperaba que me dieran una burbuja. Pero en lugar de eso recibí a un bebito perfectamente formado”, dijo ella a LifeSiteNews (NotiFam) en una entrevista exclusiva.

“Y él nos sorprendió a todos. Las enfermeras sólo repetían: ‘Es tan perfecto, tan perfecto…’”, dijo ella.

Jessica y su marido, Ray, supieron del nuevo embarazo en abril del año pasado. Comenzaron, con mucho ánimo, a hacer planes para dar cabida al nuevo miembro de la familia. Buscaban ya esa gran furgoneta cuya compra venían posponiendo lo que podían.

Pero a mitad de julio Jessica comenzó a sangrar. Ella tenía la esperanza de que ese no fuera su segundo aborto espontáneo.

“Me desperté sintiendo un dolor insoportable. Había un charco de sangre alrededor de mí en la cama. Yo sabía que eso probablemente no era una buena señal”, dijo ella.

Ya que su marido estaba pasando la noche cerca del lugar donde trabaja, a una hora de su casa, su madre la llevó al hospital. El hijo más grande de la pareja se quedó en casa de un amigo, mientras los otros dos más chicos acompañaron a la madre y a la abuela al hospital.

Cuando llegaron, el médico confirmó lo que Jessica más temía.

“Me llevaron hasta una sala de ultrasonido donde verificaron cómo estaba el bebé. Yo sólo vi aquella pantalla negra y supe lo que eso debía significar. En ese momento, tuve la impresión de que probablemente mi hijo había sido expulsado junto con la sangre. Sólo pensé que no le había prestado atención a él, que había sido arrojado al baño o algo del estilo. Pensar en eso devastó mi corazón”, dijo ella.

Cuando el médico le dijo a Jessica que ellos necesitaban sacar al bebé, inicialmente ella no entendió lo que eso significaba.

“El médico dijo que el bebé no había sido expulsado, pues estaba detenido en medio del camino”.

El médico ayudó a Jessica a expulsar al bebé en la propia sala de ultrasonidos.

“El médico dijo: ‘es un niño’ y yo dije: ‘¿usted logra identificarlo?’”.

“Cuando me preguntaron si yo quería abrazarlo, yo dije: ‘claro que sí’”.

Noah Smith, víctima de un aborto espontáneo en la 13ª semana de embarazo.

Jessica dijo que incluso en medio de la tristeza su pequeño bebé era simplemente una maravilla para contemplar.

Los dedos de sus pies y sus manos estaban perfectamente formados. Tenía orejas, nariz y boca completamente identificables.

En esa etapa, su hígado y sus riñones estaban funcionando plenamente. Los sistemas del cuerpo estaban completamente formados, y sólo necesitaban tiempo en el ambiente seguro del útero de la madre para desarrollarse hasta alcanzar la autosuficiencia.

“Yo no esperaba ver un bebé como ese. Siempre sigo mis embarazos con las aplicaciones sobre bebés, pero incluso ahí no hacen justicia a lo perfectamente humano que parecía mi hijo. Siempre fui provida, pero hasta yo me equivoqué en relación a la apariencia de un bebé de 13 semanas”, dijo la madre.

Los amigos que más tarde vieron las fotos del bebé incluso dijeron: “Dios mío, se ve exactamente como un hijo de los Smith”, contó Jessica.

Trayven Smith, de 4 años de edad, nunca vio a su hermano Noah. En lugar de eso, él hizo este dibujo llamado ‘Miro a Noah’. Él dijo a su madre: “Este soy yo, mirando hacia el cielo (azul), mientras que mi hermano Noah (rojo) viene desde allá a visitarme”.

En ese momento, Ray se quedó al lado de Jessica. Ellos le pusieron al bebé Noah Israel, que significa “descansa, ayudante de Dios”.

En seguida, los dos hijos más chicos fueron invitados a entrar en la sala y decirle “hola” y “adiós” a su pequeño hermano.

“Cuando mi hija Maycee, de dos años, vio al bebé Noah acostado, ella no dijo: ‘Mira mamá, tienes una burbuja de tejido’. No, dijo ella: ‘Mira mamá, un bebé’”, dijo Jessica.

“Y yo dije: ‘lo sé, cariño, lo sé’”.

Toda la familia sufrió con la muerte de Noah. Si él hubiera pasado por el embarazo de manera segura, habría nacido el 13 de enero. A pesar de su breve vida, Jessica cree que la vida de Noah no fue en vano, sino que tuvo un sentido y un propósito.

“Cuando miras a Noah y ves cuán perfectamente humano era, ¿cómo alguien puede llamar al aborto una buena decisión? Es hora de quitar el velo y abrir las cortinas, para que las personas puedan ver la humanidad de un joven bebé en el útero y cómo el aborto destruye una verdadera vida humana”.

“Noha me mostró cuán ‘humanos’ esos pequeñitos verdaderamente son”, dijo ella.

 

Por NotiFam