Sociedad

¿Qué dice la Iglesia sobre la sociedad secreta “El Yunque”?

En mayo de 2014, por primera vez la Justicia española sentenció la veracidad de un informe sobre la presencia de la sociedad secreta El Yunque en varias asociaciones católicas españolas

Symbol of secret society El Yunque - es

© Public Domain

Monseñor José Rico Pavés, obispo auxiliar de Getafe, quien testificó durante el juicio realizado a causa del Informe El Transparente de Toledo, en el que se desestimó la demanda contra su autor por parte de Ignacio Arsuaga y otros miembros de HazteOir, declara en persona lo siguiente a Aleteia: EL ARTÍCULO DE SANTIAGO MATA PUBLICADO POR ALETEIA ES VERAZ EN LAS INFORMACIONES OFRECIDAS Y NO AÑADE NADA NUEVO A LA INFORMACIÓN YA HECHA PÚBLICA Y CONTRASTADA EN SEDE JUDICIAL.  

La Organización Nacional del Yunque es una sociedad secreta surgida en México con la supuesta intención de proteger los valores cristianos. Es conocida su infiltración en el Partido de Acción Nacional (PAN). En España no alcanzó influencia política hasta que el presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero se empeñó en legislar contra la vida ,el matrimonio y la religión.
 
En España, gran parte del descontento de los católicos fue canalizado por asociación Hazte Oír, y otras fundadas por miembros de esta sociedad. El punto de inflexión más importante se produjo cuando salió a la luz un informe, encargado por el obispo auxiliar de Getafe, monseñor Rico Pavés, a un laico, Fernando López Luengos, vicepresidente de la asociación Educación y Persona, sobre las actividades del Yunque en España.
 
Miembros de HazteOir que figuraban en este informe llevaron a juicio a su autor, por “vulneración del derecho al honor”. En mayo de 2014, el tribunal encargado del caso afirmó que el contenido del informe era “esencialmente veraz”. A raíz de esto, algunos miembros de la jerarquía católica se han mostrado reticentes a que esa sociedad secreta siga influyendo en la Iglesia.
 
Origen, objetivos e ideología

El Yunque fue fundado hacia 1955, en la ciudad mexicana de Puebla (capital del estado homónimo), por el estudiante de ingeniería Ramón Plata Moreno, que entonces contaba solo 20 años. Su fin teórico era instaurar “el Reino de Cristo”, siguiendo la tradición cristera, y el fin práctico era luchar contra el comunismo que, en su opinión, se estaba infiltrando en la universidad. El medio fue crear una sociedad secreta muy difícil de detectar, cuyos miembros, fuertemente disciplinados, no debía tener contacto entre sí ni saber quiénes eran sus jefes.
 
El Yunque creó asociaciones “pantalla” para atraer a personas motivadas hacia el activismo y de probada virtud, que tras ser adiestradas, eran sometidas a juramento y organizadas en células muy pequeñas sin relación entre sí. Los jefes dirigen la sociedad con ayuda de centros de documentación donde guardan los informes que con regularidad redactan los miembros sobre las personas que conocen.
 
Los tres principios que se inculcan a los miembros del Yunque se llaman primordialidad (la organización debe anteponerse a todo, incluso la familia o la Iglesia), obediencia (que ha de ser incondicional) y reserva (secreto). En realidad, esos tres principios estarían mejor definidos, respectivamente, por las palabras perjurio -o juramento sacrílego-, totalitarismo y mentira.
 
Los miembros del Yunque juran “defender aún a costa de mi vida este instrumento que Dios nos ha dado para instaurar su reinado en la tierra” y se vigilan unos a otros: “En este acto te has integrado a quienes Dios ha elegido para instaurar el reino. Desde este momento encontrarás en cada uno de nosotros un compañero y un amigo; pero si tus intenciones fueran traicionarnos o llegaran a desviarse de algún modo, en cada uno de nosotros encontrarás un juez justiciero”.
 
Si desde un punto de vista civil y religioso, es imposible dar por válido semejante juramento, aún más grave es que la mayoría de los que lo hacen carezcan de la madurez necesaria para comprometerse de por vida: son jóvenes inexpertos, empujados a un activismo social irreflexivo, ansiosos de fama y éxito aparente, reclutados entre quienes buscan defender los valores cristianos, la vida del no nacido, la familia, etc.

Este artículo tiene los tags: