Aleteia

Un centenar de personas asesinadas en Nigeria por Boko Haram

AFP PHOTO/STRINGER
NIGERIA, Konduga : Police officers stand guard in front of the burnt-out remains of homes and businesses in the village of Konduga, in northeastern Nigeria, on February 12, 2014 after a gruesome attack by Boko Haram Islamists killed 39 people. "Up to 39 people have been killed and over 70 percent of the village has been razed to the ground," Borno state Governor Kashim Shettima told reporters in the village of Konduga, blaming the February 11, 2014 late attack on the Islamist rebels.
AFP PHOTO/STRINGER
Comparte
Comenta

Bombas, incendios y asesinatos a sangre fría, la tragedia continua

Al menos 85 personas murieron la noche del sábado en dos ataques en el norte de Nigeria. En el primer atentado explotaron dos coches bomba frente a un mercado de la ciudad de Maiduguri, donde decenas de personas presenciaban un partido de fútbol y asistían a una boda. El segundo ataque fue minutos después, mientras la gente atendía a los heridos.

«La mayoría de las víctimas había corrido a la escena para ayudar cuando se produjo una segunda explosión en una camioneta cargada con leña», explicó uno de los testigos al diario local Vanguard. Un trabajador de Cruz Roja aseguró a los medios de comunicación que entre las víctimas había varios niños, y que el número de fallecidos podría ser mayor, debido a que mucha gente quedó sepultada bajo los escombros. Las autoridades han atribuido el atentado al grupo extremista islámico Boko Haram
 
Al mismo tiempo, en la localidad de Mainok, a 50 kilómetros al oeste de la ciudad Maiduguri, un grupo de hombres armados asesinó a 39 personas. «Llegaron a la aldea las 19 horas y abrieron fuego indiscriminadamente», dijo Yahaya Umar, uno de los vecinos. Según recoge la cadena británica BBC, de mano de varios testigos, «no quedó ni una sola casa en pie», después de que los asaltantes utilizaran desde fusiles de asalto hasta lanzagranadas para «matar a cada hombre, mujer y niño que se ponía en su punto de mira».
 
En la última semana, el grupo terrorista que lucha por imponer la sharia en Nigeria también asesinó a 40 estudiantes en el dormitorio de la universidad estatal de Buni-Yadi, en la localidad de Yobe. Los asaltantes se dirigieron directamente a la zona donde dormían los chicos, e incendiaron las dependencias. Además, asesinaron a sangre fría a quienes intentaban salvarse de las llamas.
 
La campaña terrorista de Boko Haram -que en lengua hausa significa la educación occidental es pecado- se ha cobrado más de tres mil víctimas desde 2009, según cifras ofrecidas por el ejército del país nigeriano.
 
Artículo publicado originalmente por Alfa y Omega 

Temas de este artículo:
nigeriaviolencia
Newsletter
Recibe Aleteia cada día