Aleteia

Chile: ¿Es culpable el embrión de una violación?

© Claudio SANTANA / AFP
Debate en el Parlamento chileno
Comparte
Comenta

Debate por el caso de Belén, violada y embarazada por su padrastro

El caso de “Belén”, una niña de 11 años violada y embarazada por su padrastro ha reabierto una discusión sobre el aborto en Chile y diversos colectivos piden que entre en el Congreso la discusión sobre el aborto terapeútico en casos de violación.
 
En Chile el aborto está penalizado. Desde el año 1989 y tras la modificación del artículo 119 del Código Sanitario, en el país andino: “No podrá ejecutarse ninguna acción cuya fin sea provocar el aborto”. Con esta modificación y tras derogarse las disposiciones de 1931 que abrían la puerta a algunos supuestos, el “nasciturus” queda protegido por ley, prohibiéndose el aborto en cualquier supuesto.
 
El actual gobierno del presidente Sebastián Piñera se ha opuesto en diversas ocasiones a cualquier flexibilización que abriera la prohibición a determinados supuestos, pero en las últimas horas la candidata presidencial Michele Bachelet abogó por la despenalización del aborto y que pueda ser aplicado en situaciones especiales.
 
Que no vuelva a suceder
 
El presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, ha reiterado una vez más su defensa por la vida y pide que el sufrimiento vivido por Belén no vuelva a suceder: "El gran mensaje es que el país pueda progresar en la sabiduría de la vida, de manera que hechos tremendos como lo que le ha tocado vivir a Belén no le suceda a nadie más y eso significa cuidar la vida, desde que nace, cuidarla en la medida que va creciendo, y cuidarla hasta el final de la propia existencia".
 
De igual manera la asociación Derecho a Vivir en Chile muestra “ocho razones por las que una violación no justifica abortar a ningún niño". En ellas, explica que “el aborto, sea cual sea la circunstancia de la madre supone acabar con la vida del ser humano “ y recuerda que “la violación es una atrocidad”, pero “el embrión no es culpable de lo que le sucedió a su madre, ni de que su padre sea un criminal”.
 
“El culpable de la violación no es el embrión, pero quieren convertirlo en la principal víctima”, detaca el comunicado de DAV, que argumenta que “si no contemplamos la pena de muerte para el violador, ¿por qué algunos la defienden para el hijo?”.
 
La adopción como respuesta
 
El tema está propiciando un amplio debate en la sociedad y Derecho a Vivir quiere contribuir con soluciones: “La adopción es una respuesta más humana”, explica este colectivo, que muestra que “el aborto no soluciona, ni cura, ni hace desaparecer lo ocurrido”.
 
Desde este colectivo se defiende sin condiciones “la cualidad humana del embrión y por tanto su dignidad y protección” y explican que “la historia personal del embrión o sus características familiares no le restan carácter humano”.
 
 

Temas de este artículo:
aborto
Newsletter
Recibe Aleteia cada día